Vuelve a tí: dos herramientas que te ayudarán a centrarte.

En ocasiones nos encontramos perdidos y sin control emocional, por lo que nuestra vida deja de estar guiada por nuestro yo racional y acaba siendo dirigida por nuestras emociones. Cuando esto sucede, solemos caer en el error de la comparación, sintiéndonos inferiores y, por consecuencia, degradando nuestra confianza. Centrarse en uno mismo y escucharse, es la mejor herramienta para hacer frente a estas situaciones. Debes empezar a poner el foco en ti y ver con una nueva percepción de todo lo que te rodea. Te contamos acerca de dos herramientas poderosas para lograrlo:

 

  1. Identifica tus emociones

 

Identificar las emociones y dejar de categorizarlas como “buenas” o “malas” es importante para prevenir los efectos negativos que puede tener su mala gestión, y como beneficio, empezar a tener una actitud positiva ante la vida.

 

Centrarse en uno mismo, es ser consciente que las emociones negativas existen. Por lo que debes aprender a detectarlas y conocer su origen.

 

Esto conlleva un periodo de autoconocimiento y gestión emocional. A medida que pase el tiempo te darás cuenta de que cada vez detectamos estos sentimientos, resulta más fácil gestionarlos.

 

 

  1. Medita

 

¿Sabías que por nuestra cabeza pasan hasta 50.000 pensamientos al día? Es de esperar que, muchas veces, nos cueste despejar nuestra mente y pensar con claridad. Y es aquí donde entran en juego los beneficios de la meditación. Practicada por los monjes budistas desde hace miles de años, esta disciplina ancestral se está extendiendo por el mundo moderno.

 

 

La meditación es un entrenamiento de la mente que busca una mayor libertad mental y emocional. Lejos de lo que piensa mucha gente, la meditación no tiene como objetivo controlar la mente. Al contrario, la meditación sirve para aprender a ser más consciente de las sensaciones y emociones que sentimos. Así, conseguimos liberar esos pensamientos obstructivos que no nos dejan avanzar para alcanzar una mayor tranquilidad. Una persona que practica la meditación logra ser más consciente de sí mismo y eso facilita también su conexión con el exterior.

 

Pon en práctica estas dos herramientas que te ayudarán a centrarte y afrontar todo tipo de situaciones.