Tips para organizar tu placard y facilitar tu día a día

Cómo colgar la ropa

El primer paso para organizar de verdad es hacer un descarte consciente: ¿Me entra? ¿Está en buenas condiciones? ¿Si estuviera colgado hoy en un local, me lo compraría? Si la respuesta es no, a ese ítem hay que descartarlo.

El segundo paso es ordenar la ropa por categoría y sí o sí respetar la regla de oro:  una prenda por percha. Los pantalones de vestir siempre en perchas de niño, asi no se van para un costado.

Es recomendable también, no utilizar perchas de madera si nos falta espacio ya que desperdician mucho lugar. Es preferible usarlas solo para sacos pesados. En vez, podemos utilizar perchas de metal forradas con PVC, que son finitas y resistentes.

Cajas, cajones, Canastos

Guardar las remeras en canastos o cajas de zapatos dobladas maximiza el lugar y es más eficiente que la clásica pila: se ve perfectamente cada remera, y si sacamos una no se cae ni se desacomoda el resto. La técnica de doblado es la de la célebre Marie Kondo, y se puede aprender en YouTube.

 Para máxima eficiencia, separar los canastos por categoría: remeras de manga corta, de manga larga, lisas, estampadas: la catalogación dependerá del vestuario de cada uno.

 

 Placares y puertas

 Separar la ropa colgada primero por categoría (camisas, vestidos, pantalones, por ejemplo), y adentro de cada una, por color. En placares más grandes, cada segmento se puede marcar con un separador sobre el barral, para dividirlo del resto y agilizar la búsqueda.

 

Sobre las puertas, detrás de ellas, en las esquinas ociosas: un perchero siempre será bienvenido para colgar la ropa de uso más frecuente, los tapados que no entren en el ropero, las toallas del baño o los accesorios.