Tatuaje para ojeras, la nueva moda que se impone

Las ojeras son nuestras eternas enemigas, yo particularmente tengo ojeras desde que me sé por gente. Esas áreas oscurecidas y de aspecto extraño alrededor de los ojos pueden tener varias causas e inclusive a veces es nuestra genética la que nos juega en contra. En principio las ojeras no indican ningún problema de salud, e siempre estamos esforzándonos para esconderlas porque nos dejan cara de enferma.

Las técnicas caseras como ponerse pepinos sobre ellas y otros, ya son cosa del pasado, hoy la estética moderna nos trae procedimientos que prometen librarnos de las horrorosas ojeras. Entre éstos están el peeling, la aplicación de laser, el relleno con ácido hialurónico, el drenaje linfático, la luz pulsada y la micropigmentación.

En busca de un efecto duradero, algunas personas están recurriendo al tatuaje en la región de las ojeras, esta técnica promete dejar un efecto natural, pero no es muy recomendada por dermatologos.

¿Pero qué es esta técnica? El tatuaje para cobertura de ojeras es una técnica estético reparativa. Es hecho como un tatuaje convencional, usando el mismo tipo de máquina, aguja y tinta de los diseños decorativos hechos en la piel. La principal diferencia es la región donde se hace que es mucho más sensible, visible y exige cuidados importantes.

Esta técnica también es usada para cubrir estrías, cicatrices, manchas de vitíligo y hasta para rehacer aureolas, aunque esta técnica no es muy bien vista por los especialistas en dermatología, ya que dicen que pueden causar riesgos a la salud.

¿Cómo se hace este “Camuflaje de ojeras”? Según los especialistas, el secreto está en el regulado y la mezcla de pigmentos especiales, a fin de no dejar contraste entre el área tatuada y la piel del resto de rostro. Los ajustes realizados hacen que este procedimiento difiera de un tatuaje convencional para quien está siendo tatuado. Como la región tiene una piel sensible y fina, por lo general se usa una pomada anestésica para realizar el procedimiento.

La cicatrización de un tatuaje convencional pasa por la creación de una costra fina sobre la piel que va cayendo poco a poco. En general ese periodo puede durar hasta un mes. Después que eso sucede es posible ver el resultado final.

El tipo de tinta usado para este procedimiento a diferencia de los tatuajes convencionales no cambia de color con el pasar del tiempo, puede llegar a decolorarse un poco, pero eso no afecta al tatuaje en sí y tampoco crea manchas o diferencias de color muy notorias.

Según dermatólogos, este tipo de procedimiento puede llegar a empeorar las ojeras, en el caso de que la pigmentación quede más clara o más oscura que el resto de la piel. Pero a pesar de que cualquier tipo de piel se puede hacer un tatuaje convencional y está liberada para camuflar las ojeras, existen personas que pueden desarrollar alergia a la tinta, y eso solo empeora la apariencia de las ojeras.

A pesar del riesgo de complicaciones no ser demasiado alto, puede existir un riesgo de ceguera, ya que en procedimientos hechos con sustancias con partículas, éstas pueden impactar una arteria terminal y llevar a ese cuadro.

Ella resalta que hay otros procedimientos testeados y utilizados en la reducción de las ojeras. Entre ellos está la aplicación de lasers, que puede ser prohibida para quien ya se hizo un tatuaje.

Tatuaje o micropigmentación

Existe una confusión entre el tatuaje de ojeras y la micropigmentación. A pesar que ambas técnicas usan agujas motorizadas, éstas son diferentes tanto en la práctica como en los efectos.

La tinta de la micropigmentación no está hecha para permanecer por mucho tiempo en la piel, ahora el tatuaje es para siempre. Aunque se puede dar un caso contrario.