Tareas domésticas: por qué y cómo los niños pueden ayudar en casa

Es muy común que los adultos en general, incluyendo padres y madres, subestimen la capacidad de los niños. A menudo pensamos que los niños no podrían hacer algo por sí mismos, así que lo hacemos por ellos. Sin embargo, los más pequeños son capaces de mucho más de lo que pensamos, sobre todo si se les estimula desde pequeños. Entonces aquí vamos a hablar de las tareas del hogar que pueden hacer los niños y cómo pueden ayudar en casa según su edad.

 

¿Por qué es importante ayudar en casa desde temprana edad?

Existe un importante debate sobre si los niños deben ayudar con las tareas del hogar o no. Si bien algunas personas creen que las responsabilidades son importantes y que pueden enseñar mucho, otras sostienen que los niños necesitan tiempo y libertad para disfrutar de la infancia mientras se divierten.

 

Por supuesto, jugar es muy importante para el desarrollo de los más pequeños, así como ir al colegio y descansar. Necesitan tener tiempo para hacer todo esto sin sentirse abrumados. Sin embargo, gradualmente, de acuerdo con la edad de cada niño, incluir tareas en su rutina es esencial para ayudarlos a desarrollar la responsabilidad y otras habilidades.

 

A continuación, tenemos algunos beneficios que les brinda a los niños ayudar con las tareas del hogar:

 

  1. Habilidades para la vida

Involucrar a los niños en las tareas del hogar es una forma de ayudarlos a desarrollar un conjunto de habilidades que les serán útiles por el resto de sus vidas. Después de todo, independientemente de si el niño es niño o niña, o de su futura profesión, todos necesitamos saber cómo cuidar el lugar donde vivimos.

 

Nociones de limpieza, cómo cocinar, organización, incluso compras y planificación financiera. Tener experiencia en estos asuntos ayudará a su hijo a aprovechar al máximo su tiempo y dinero cuando sea mayor. Dado que esto rara vez se enseña en las escuelas, es en casa donde debe comenzar a poner en práctica estas habilidades.

  1. Responsabilidad y valoración del trabajo

Darle al niño una tarea específica o un área de la casa para cuidar lo ayuda a aprender a ser responsable de lo que es de ellos y también de lo que es de los demás.

 

Las cosas que se relacionan directamente con el niño son un buen comienzo, por lo que ellos mismos sentirán los beneficios de mantener las cosas organizadas.

 

Del mismo modo, si el niño no completa la tarea, verá las consecuencias; por ejemplo, la habitación quedará desordenada y no tendrá lugar para jugar. Esta noción de que hay que esforzarse y que las cosas no pasan por arte de magia es importante para que el pequeño aprenda a reconocer lo que su madre, su padre y otras personas hacen por él.

 

  1. Trabajo en equipo

Ser parte de una familia significa que el niño es parte de un equipo, y aprender a trabajar en grupo es esencial para que el niño desarrolle buenas relaciones e incluso tenga éxito profesionalmente.

 

Trabajar en grupo implica escuchar a los demás, depender y tener responsabilidades entre ellos. Cuando mi familia comparte las tareas del hogar, todos hacen su parte por el bien común. Ayudar a la familia anima a los pequeños a ser buenos ciudadanos en el futuro.

 

  1. Autoconfianza e independencia

Por supuesto, los niños deben poder contar con sus padres para que los ayuden y los cuiden a diario. Pero es posible, desde temprana edad, incentivar a los más pequeños a ser independientes, otorgándoles una creciente autonomía para resolver problemas por sí mismos.

 

Los niños se sienten seguros al realizar sus tareas y tienden a querer aprender más y más. Ayudar en casa les da una sensación de logro y también buscarán ese sentimiento en el resto de las cosas que hacen.

 

  1. Planificación y organización

Aprender a pensar en el futuro y predecir las consecuencias es importante para que los niños crezcan sabiendo, por ejemplo, cómo dividir su tiempo entre el juego y la tarea. La capacidad de organizar el tiempo y planificar son habilidades esenciales para la vida que se pueden desarrollar con la ayuda de las tareas del hogar.

 

Cuando un niño comienza a asumir responsabilidades, el siguiente paso es permitirle aprender a decidir cuándo y cómo realizar estas tareas.