Sulma González de Tandé: El amor lo puede todo

“Desde temprano me pongo en pie, no soy de dormir mucho, me cuesta. Arranco mi día con un buen mate y buena compañía… mi marido de toda la vida. Tuve la bendición de casarme a los 19 años con mi primer y único amor. Nos conocimos en el colegio, yo tenía apenas 14 años y ya sabía que algún día me iba a casar con él. Y tenía razón!. Después de ese rico mate compartido, empiezo con todas las labores del hogar, incluido el llevarle a mi nieto a la escuela, así le ayudo a una de mis hijas, ya que trabaja todo el día.
El almuerzo es en familia, compartimos la mesa y los comentarios de la mañana. Después estoy lista para salir a trabajar”.

Sulma trabaja ayudando con la limpieza en una Agencia Publicitaria, se describe como una mujer inquieta y muy activa, y quien la conoce puede dar fe de ello. Transmite energía y alegría con su sonrisa.

“Uno de los días más felices de mi vida, fue ver terminada nuestra casa propia, el sueño de toda madre y padre, esa casa que con tanto sacrificio pudimos terminar”.

_MG_9518_1

Una de las grandes alegrías de Sulma es ver como crece su familia. Nos contó que es abuela de dos hermosas nietas y un nieto precioso.

“Me pone feliz verlos crecer sanos y llenos de vida, siempre fue mi sueño y gracias a Dios lo puedo cumplir”

Por el momento uno de los anhelos más grandes de Sulma, es ver a toda su familia reunida ya que una de sus hijas vive desde hace un tiempo en la Argentina y la otra en Salto del Guairá.

“Extraño el barullo que hacían mis tres hijas cuando estaban juntas y los momentos compartidos en familia”

Con su historia de amor y sacrificio, Sulma, nuestra gloriosa de hoy, nos demuestra una vez más que el amor y la familia son lo más importare en la vida.

Déjanos tu comentario