Sonia Elizabeth Torales: El amor lo hace todo más fácil

Nuestra joven Gloriosa es Maestra Docente de Escolar Básica y de Nivel Medio, pero como ya lo mencionamos, prefiere trabajar con los más pequeños. Casada y proveniente de una pequeña pero muy unida familia compuesta por su padre, su madre, una hermana y un hermano con quienes comparte los fines de semana en el ya tradicional, almuerzo familiar.

Su día inicia muy temprano en la Ciudad de Villa Elisa, se levanta a las cinco menos cuarto para prepararse para un nuevo día rodeada de los más pequeños de la Escuela Celsa Speratti, en donde enseña desde el 2014, antes se encontraba en el sector privado donde dio inicio a su carrera docente en el año 2002. A las siete llega al colegio ubicado en el centro de Asunción en donde su día transcurre hasta las cinco de la tarde, ya que ella tiene doble turno, de ahí inicia su regreso a casa, otras dos horas entre que se sube al bus hasta llegar a su casa en donde se dedica a organizar todo, merendar, cenar con su esposo y terminar el día.

Sonia nos cuenta que su carrera la eligió desde la niñez, mientras jugaba con su hermana y primas, ella siempre era la maestra, incluso tenía una pizarrita donde les daba clases. Primero quería ser maestra jardinera y con el tiempo fue avanzando a maestra de grado.

Cuando le preguntamos acerca de las diferencias entre la Educación privada y la de Estado, la Profe Sonia nos cuenta que en cuanto a aprendizaje la diferencia no es tan grande, en donde sí se nota una gran diferencia es al comparar la infraestructura de apoyo, puesto que los colegios privados te brindan todo, materiales, equipamiento y a veces en las escuelas nacionales se sufre un poco de la falta de materiales pero con la organización y ayuda de los padres, docentes y de la dirección, logran cubrir las necesidades que se van presentando. No hay nada que la unión y la organización no logren superar.

A la hora de elegir la carrera de docente, Sonia nos cuenta que en verdad hay que tener vocación de servicio, amar lo que uno hace… “Yo tengo en mente que el amor lo hace todo más fácil, si uno quiere lo que hace, le va a salir todo bien. En la casa misma también, en todos los ámbitos en que uno se encuentra. El amor lo hace todo más fácil”.

Ser maestro de niños, requiere tener ética, vocación, se debe ser una persona honesta, humilde de corazón con ganas de progresar y lo más importante… de llevar adelante a la niñez paraguaya. Para tratar con los niños, Sonia nos cuenta que no cualquiera es ideal, el puesto requiere de una personalidad carismática, de una persona alegre que sepa dejar sus problemas al otro lado del portón de entrada al colegio y entrar con la cara sonriente, nos dice que a veces cuesta, pero que no es imposible y además la persona adecuada, debe ser alegre, cariñosa y afectuosa con los niños.
“Hoy en día, a los niños hay que hablarles bien, tener un diálogo constante, no cerrarse, compartir con ellos, el diálogo es fundamental”. Sonia nos relata que incluso, en los hogares, los padres deben de ser accesibles, padres amorosos que dialogan con sus hijos que los escuchen cuando quieran expresarse.

En cuanto a los valores, éstos se aprenden en la casa y se refuerzan y fomentan en la escuela, nos da el ejemplo específico del niño que encuentra algo que no es suyo y entonces hay que hablarle y guiarle para que le entregue a la maestra o encargado para que encuentre al dueño o dueña de dicho objeto.

sonia-torales-2

Para nuestra querida Profesora Sonia, este 2018 es un año de grandes desafíos ya que está de vuelta enseñando a los más pequeños, a aquellos que están aprendiendo lo más básico, el primer escalón en su carrera escolar, por esto es que su propósito fundamental es que todos terminen el primer grado leyendo y escribiendo sin dificultad.

A pesar de que la educación ha avanzado mucho en los últimos años, aún se encuentran muchas falencias por corregir. Eso sí, hay que reconocer que hoy en día, los chicos están más despiertos a nuevas formas de aprendizaje, el uso de la tecnología facilita mucho la enseñanza y las actualizaciones.

Como mensaje final, nuestra Gloriosa, nos dice: “Como esta semana es muy especial para nosotras las docentes, les quiero dar un mensaje, que no se desesperen, hay que perseverar, que si uno quiere lograr su objetivo es procurando, procurando, porque no solamente en la docencia o en la escuela… en la vida. Si uno no procura, no hay que dejarse vencer, hay que lograr los objetivos hasta el final”.

Con este mensaje esperanzador damos fin a nuestro contacto con la Profe Sonia, como le dicen cariñosamente los chicos del primer grado del Colegio Celsa Speratti.
¡Hasta pronto queridas Gloriosas!