Me siento culpable por comer y no hacer ejercicio

Quienes sufrimos de sobrepeso muchas veces vivimos con la conciencia pesada y permanentes estados de culpa, y casi siempre esto está relacionado al hecho de que un día nos dijimos ¡a la china con la dieta! y ¡estoy demasiado kaigue para ir al gym!

 

Comer es un acto natural que debemos hacer para sobrevivir y también es algo placentero, sí claro a veces no excedemos en el placer, pero es justamente por este motivo que no nos tendríamos que sentir culpables por tragarnos todo (y muchas veces ni es tanto así pero nosotros lo vemos como si nos hubiéramos tragado un elefante). Obviamente esto no quiere decir que no tengamos que cuidarnos, necesitamos hacerlo, pero no para controlar nuestro peso porque la sociedad dice que estamos gordis, sino que para cuidar nuestra salud. No tienen nada, pero absolutamente nada de malo comernos un pedazo de pizza de vez en cuando, o un chocolatito, mientras nos preocupemos de consumir las vitaminas que nuestro cuerpo necesita. Tu cuerpo te va a avisar cuando necesite una manzana y no un paquete de chizitos. Si querés comer, comé, pero no te tortures.

 

woman-eating-chocolate-cake

 

Si hoy no te fuiste al gym porque estabas pila’i, tampoco es algo malo, pero si enserio vas a hacer ejercicio, no lo hagas solo para que ese vestido que hay solo número 38 te entre, hacelo por tu salud. Ejercitate porque te va a hacer sentir bien y te ayudará a liberar el estrés, no porque alguien te hizo sentirte culpable de no hacerlo (porque como estás gordis…) o porque es lo que el todo el mundo hace, hacer ejercicio no es una moda, ni hay que tomarlo como tal, es un hábito para tener una vida saludable. Además nadie ni nunca jamás te tiene que decir que necesitás mejorar tu físico, a menos que vos misma tengas la intención de hacerlo.

 

Acordate que el concepto de belleza es siempre relativo, no existe un único estándar de belleza, así que no vuelvas a sentirte mal porque te comiste todo y encima no te quisiste ir a gym, todas pasamos por eso y nunca debemos torturarnos demasiado, necesitamos dejar las cosas acontecer y estar seguras que lo que hacemos lo hacemos por nosotras mismas y no porque alguien nos dijo que así tenemos que hacer.

 

Déjanos tu comentario