Sérums: qué son, tipos y sus beneficios para la piel

El sérum facial es un producto imprescindible en tu rutina de cuidado de la piel. De textura ligera y rápida absorción, contiene gran cantidad de activos concentrados. En el suero , las moléculas activas de los ingredientes penetran profundamente en la piel, de ahí su alta eficacia. Debido a la mayor concentración de ingredientes activos, los beneficios del suero también se notan más rápidamente en comparación con otros productos para el cuidado de la piel.

 

Principales beneficios del sérum

 

Además de ser absorbido más rápidamente por la piel, el suero tiene una formulación más ligera y suave para hidratar la cara que las cremas hidratantes. Por lo tanto, debe incluirse como un primer paso en la rutina del cuidado de la piel.

 

Como tiene una textura ligera, no es grasa y tiene una consistencia más líquida, el sérum se adapta muy bien a las pieles que tienden a sufrir más oleosidad y acné. El producto calma la piel sensible y favorece la renovación celular, mejorando la apariencia de las arrugas y líneas de expresión.

 

El suero también protege la piel de los radicales libres. Los productos que contienen vitamina C , vitamina E, ácido ferúlico, té verde , resveratrol y astaxantina ayudan a prevenir el daño oxidativo de la luz ultravioleta (UV) y la contaminación , que pueden causar envejecimiento prematuro de la piel, arrugas y líneas finas.

 

Tipos de sérum

 

Anti-Ageing

 

Este tipo de sérum estimula la renovación celular de la piel y la producción de colágeno . Puede incluir retinol, bakuchiol o ambos, cafeína , té verde, proteoglicanos y ácido hialurónico.

 

 

Despigmentante

 

Este tipo de sérum a menudo contiene antioxidantes e ingredientes que combaten la pigmentación para igualar el tono de la piel. Pueden contener vitamina C, arbutina, ácido azelaico, ácido L-ascórbico, ácido glicólico, ácido kójico, ácido ferúlico, extracto de hongos, raíz de regaliz y ácido láctico, entre otros.

 

Hidratante

 

El sérum hidratante contiene ácido hialurónico, una molécula que se une físicamente al agua de la piel para que luzca más fresca y joven. A medida que envejecemos, perdemos colágeno y ácido hialurónico en la piel. El suero puede retener agua temporalmente en las capas superficiales de la piel, más hidratando la piel. Además, también puede minimizar temporalmente las líneas de expresión.

 

 

Antioxidante

 

Los antioxidantes combaten los radicales libres que pueden dañar la piel sana. Para ayudar a prevenir el daño de la piel causado por los radicales libres, elige un suero que contenga ingredientes como vitaminas C, A y E, resveratrol, niacinamida, melatonina y ácido L-ascórbico.

 

Cómo utilizar un sérum

 

Antes de comenzar, te recomendamos que definas cuál serum va a ser el mejor para tu tipo de piel con tu dermatóloga o dermatólogo.

 

Te recomendamos aplicar el sérum en el rostro y el cuello dos veces al día, una vez por la mañana y otra por la noche, antes de aplicar tu crema hidratante y otros productos en tu rutina de cuidado de la piel. Si estás usando un ácido, aplícalo solo por la noche, ya que el contacto con el sol puede causar manchas y quemaduras en la piel. Durante el día, no olvides aplicarte protector solar para proteger tu piel de los efectos de las radiaciones solares.