Ser fanático de tv = a ser feliz

Llega la hora de tu serie favorita y te preparás para vivirla a flor de piel, sea solo o en compañía, según la ciencia, ver esas historias nos hacen más felices y como si fuera poco, los beneficios no terminan ahí… Un estudio cientifíco publicado en el Journal of Happiness Studies, realizado por la Universidad Loyola Andalucía, en donde entrevistaron a mil espectadores a través de un cuestionario y los resultados han confirmado que las personas que se consideran fanáticos de una serie o saga, buscan contenidos audiovisuales que les enriquezcan intelectual y cognitivamente en mayor medida que los que no se consideran fanáticos de ninguna serie.

Los fanáticos desarrollarán fortalezas humanas asociadas a virtudes como la sabiduría y el coraje, puesto que el consumo de películas y series que les gustan no sólo les ayuda a despertar su curiosidad e interés por seguir descubriendo una historia, sino a reflexionar y a formar opiniones y compartirla con sus pares, tanto online como offline, desarrollando más experiencias sociales y compartiendo gustos, emociones e incluso debates lo cual a la larga proporciona una mayor plenitud lo que conlleva a ser más felices, explica José Antonio Muñiz, coautor del estudio junto a Javier Lozano y Milagrosa Sánchez. “Esta felicidad es, aquella relacionada con la sabiduría, curiosidad o creatividad y que, más allá del mero placer, Aristóteles entendió como la plenitud de ser, del alma y la mente”.

Además, según la neurocientífica Vanessa Hill, el estar inactivo un par de horas a la semana es muy positivo para la salud mental. “El acto de permanecer sentado durante un par de horas y escapar a una historia, nos permite relajar nuestro cerebro de las presiones y prepararnos mejor para hacer frente al estrés diario cuando volvamos al ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana”, concluyó la especialista.

Así que ya saben, ¡seamos felices, volvámonos fanáticos de una o varias series de televisión!