Semillas e infusiones para perder peso

Cada día estamos más cerca del verano y eso significa que comienzan las dietas y el ejercicio físico intensivo. Aunque lo ideal es poder mantener esto durante todo el año, sabemos que cuesta mucho y recién nos ponemos las pilas cuando transitamos los últimos meses. Hay muchas técnicas y formas para adelgazar y quitarnos algunos kilos de más, pero no muchas personas consideran las infusiones y el consumo de algunas semillas para ayudar en este proceso (siempre teniendo en cuenta a la actividad física. ¡Sin ella no se ven resultados!)

Las dietas milagro no existen y lo sabemos. Bajar de peso requiere algo de esfuerzo y sobre todo, llevar una nutrición adecuada que no sólo nos sirva para quemar grasas, sino también para cuidar de nuestra salud. Las semillas y las infusiones son nuestras mejores aliadas a la hora de perder kilos de más.

El té rojo es el más recomendado para bajar de peso. Es ideal para quemar grasas, acelera el metabolismo y se considera un excelente desintoxicante. Además, mejora la digestión gracias a la secreción de ácidos gástricos que aceleran la metabolización de los alimentos que ingerimos. Tomando tres o cuatro tazas de este té por día, las personas con sobrepeso importante pueden perder hasta 9 kilos; las que tienen sobrepeso moderado podrían perder 6 kilos y las que tienen sobrepeso leve, hasta 3 kilos.

El té verde tiene un gran poder antioxidante pero también es muy eficaz en la eliminación de grasa y de líquidos. Dos tazas diarias de este té, ayuda a reducir la cintura, mejorar la relación entre las medidas de la cintura y la cadera y a disminuir el índice de masa corporal, reduciendo la cantidad de tejido graso del organismo.

La infusión de Oolong es una de las principales armas contra el aumento de peso por su capacidad de absorción de grasas. Los científicos japoneses descubrieron que los altos niveles de antioxidantes llamados polifenoles polimerizados, específicos para el té Oolong, inhiben la capacidad del cuerpo para absorber la grasa en más de un 15%

La fibra es indispensable para cuidar nuestro organismo, ayudarlo a que esté bien regulado y a que el tracto digestivo funcione correctamente. Las semillas son las aliadas perfectas para obtener estos beneficios.

Las semillas de Chía son muy ricas en fibra tanto soluble como insoluble. Son perfectas para acelerar nuestro metabolismo e ir bajando de peso poco a poco, siempre que las tomes regularmente. Basta con tomar de dos a tres cucharadas pequeñas de chía al día, acompañando tus ensaladas, yogures, batidos…e incluso gelatinas.

Las semillas de Lino son pequeños elementos naturales que poseen gran cantidad de fibra dietética. Además, son la fuente vegetal más rica que se conoce de ácidos grasos omega 3 y la más rica de estrógenos débiles, lo que la convierte en un superalimento. Sencillamente ideal. Según los expertos, si consumimos lino dispondremos de la mayor cantidad de fibra que si tomamos cualquier otro cereal.

¿A quién no le encantan las semillas de Girasol? Son todo un clásico, pero eso sí, nunca las tomes acompañadas de sal. Ya sabemos que así están deliciosas, pero la sal no nos ayudará a bajar de peso, al contrario, sufriremos de mayores retenciones de líquidos y nuestros riñones se resentirán. ¿Y por qué son buenas para bajar de peso? Porque aceleran el metabolismo, son sanas y además sacian.

Déjanos tu comentario