Ropa que crece con tu hijo: Lo que toda madre esperaba

Todas las madres saben lo rápido que crecen los niños en sus primeros años de vida, sabemos de la inversión tanto monetaria como de tiempo que se aplica a la hora de comprar prendas cada tantos meses. En muy poco tiempo esto pudiera llegar a ser una preocupación del pasado puesto que la tecnología está de nuestro lado.

Recientemente un joven diseñador llamado Ryan Mario Yasin, ha logrado diseñar la prenda que puede crecer a medida que crecen los chicos, puede ser utilizado desde los cuatro meses hasta los tres años de edad, esto equivale ¡a siete tallas de ropa!

Yasin quien no sólo es diseñador de indumentaria, también estudió ingeniería de aeronáutica, lo cual le ayudó a crear este sistema de plisados que van “creciendo con los peques” con la cual, estrena su propia marca Petit Pli, ropa creada con un sistema de plisados lo que facilita a las prendas a ir “creciendo” a medida que crezcan sus pequeños dueños.

“Me di cuenta de que podía enfocar mi proyecto en la ropa infantil: Una talla para todos. Una vez que me decidí por este concepto, fue sólo cuestión de tiempo encontrar cómo lograrlo”.

Este talentoso diseñador, aplicó el sistema del plisado por ser una solución, simple, efectiva y por sobre todo… accesible. Pero no todo fue tan fácil como suena, primero tuvo que experimentar y experimentar, desde los diferentes tipos de pliegues hasta como cocinar telas en la cocina de su casa. Según Yasin el “apreciar telas y materiales más allá de su apariencia” nació de la combinación de sus dos pasiones, la ingeniería y el diseño.

Esta colección está formada por camisas y pantalones plisados cuyo tejido va desplegándose de manera bidireccional a medida que el niño va creciendo.

Otra buena noticia relacionada a esta línea de ropa infantil es que el diseñador está enfocándose en que además de crear prendas infantiles que se estiren a medida que nuestros hijos se estiran, sean impermeables. ¡Lo bueno se puso mejor!

Preocupado por el medioambiente Yasin espera lograr crear conciencia en los padres que compren sus productos, reduciendo los residuos en moda, mano de obra, transporte, emisiones de CO2 y desechos, impulsando así un cambio a nivel psicológico y de valores tanto en adultos como en pequeños. ¡Todo un ejemplo a seguir!