Reciclaje: 4 consejos para empezar en casa

Reciclar es una de las mejores formas que tenemos como ciudadanos de aportar nuestro granito de arena a crear un mundo mejor para las siguientes generaciones. Hacerlo disminuye la cantidad de basura generada, ahorra mucha energía y dinero. 

 

Pensando en nuestra realidad y aprovechando las celebraciones de esta importante fecha para el medio ambiente, responderemos 4 preguntas habituales que hacen quienes quieren implementar la práctica del reciclaje en casa y desechar su basura de una forma más responsable. ¿Te sientes identificado? ¡Entonces sigue leyendo!

 

1 – ¿Qué se puede reciclar?

Esa es la primera pregunta que debe hacerse. No todos los materiales se pueden reciclar. Por ejemplo: desechos orgánicos, como sobras y sobras de comida (que pueden convertirse en abono doméstico), material de higiene personal, desechos contaminantes como baterías, desechos médicos y desechos químicos.

 

2 – ¿Cómo separar los residuos antes de su eliminación?

Una vez que comprendas qué puedes y qué no puedes reciclar, el primer paso es separarlos en categorías. Los residuos no reciclables se envían a puntos de recepción específicos para cada material. Por ejemplo: varios centros comerciales y grandes supermercados ya cuentan con puntos de recogida de material electrónico. Los residuos reciclables se pueden volver a separar por tipo: plástico, vidrio, papel y metal, tal y como vemos en las papeleras selectivas, ¡En colores!

 

3 – ¿Necesito desinfectar los materiales a reciclar?

¡Sí! Desinfectar bien facilita el proceso de reciclaje, además de evitar que genere malos olores en tu basura y atraiga insectos. ¡Atención también con el almacenamiento! Evita que el papel y el cartón se encuentren en lugares húmedos, cerca de otros residuos líquidos o expuestos a la lluvia. Esto puede hacer que sea imposible reciclar estos materiales.

 

4 – En mi barrio no hay recogida selectiva. ¿Y ahora?

¡Calma! Además de las colecciones de materiales no reciclables, las ciudades ya cuentan con ubicaciones preparadas para recibir y dar el tratamiento correcto a los reciclables. Estas ubicaciones están repartidas por todas las oficinas regionales del municipio, por lo que es muy probable que tengas un centro de clasificación cerca de tu casa.