¿Qué tarjeta de memoria debo comprar para mi cámara?

A la hora de compra tarjetas de memoria para nuestra cámara siempre nos quedamos con la duda de cuál marca comprar, de qué capacidad, qué tipo etcétera, y a veces es difícil saber decidir cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades y claro a nuestro bolsillo.

Existen hoy en día varios tipos de tarjetas, que como sabemos los diferentes formatos de éstas diferencian por su tamaño y características técnicas, aunque la mayoría de las cámaras acepta las tradicionales SD, veamos que otras opciones tenemos.

  • Tarjeta SD(Secure Digital): es el formato más común que utilizan la mayoría de cámaras compactas y réflex de gama media o baja. Son ligeras y de tamaño pequeño. En cuanto a presupuesto suelen ser también las más baratitas.
  • Tarjetas Micro SD: aunque no se utilizan mucho para cámara fotográfica, puedan usarse con su adaptador de tipo SD que ya viene junto con ella. Son el formato ideal para dispositivos electrónicos de tamaño reducido como smartphones, tablets o cámaras deportivas.
  • Tarjeta CF(Compact Flash): es el formato que suelen utilizar las cámaras réflex de gama alta y las cámaras de medio formato. Son las más grandes y robustas en tamaño, aunque también destacan por sus prestaciones.
  • Tarjeta Memory Stick: las MS son el formato que utilizan por defecto las cámaras de la marca Sony.
  • Tarjeta Extreme Digital: las xD son el formato de tarjeta de memoria de Olympus, que utilizan solo las cámaras de esta marca.
  • Tarjeta XQD: este formato es el que está tratando de sacarle su lugar a SD y las Compact Flash. Es capaz de ofrecer velocidades muy altas de transferencia de hasta 440MB/s en lectura y hasta 400 MB/s en la escritura.

memory card camera-gloriosas-01

La capacidad de las tarjetas de memoria es la que determinará la cantidad de datos que podemos guardar (fotografía, sonido o vídeo) La medida está en gigabytes (GB) y  podemos encontrar de diferentes capacidades, aunque las más vendidas suelen ser las de 16 GB, 32 GB y 64 GB.

También existen tarjetas de capacidad más alta, como las de 128 GB, 256 GB o incluso las de 512 GB. Pero lo mejor es tener varias tarjetas de menor capacidad, por las dudas, andá que se queme la de mayor almacenaje y se pierdan todas las imágenes.

Otro aspecto a tener en cuenta la hora de comprar una tarjeta de memoria es la velocidad de escritura. No hay que fijarse solo en la velocidad de lectura. Una velocidad de escritura rápida de los datos que se registren con la cámara (fotografías o vídeos) es lo que te interesa.

Déjanos tu comentario