Qué son los registros akáshicos y cómo pueden ayudarte en tu vida

Entre todas las terapias alternativas, los registros akáshicos son unas de nuestras preferidas. Te contamos cómo pueden ayudarte a encontrar las respuestas que necesitas en tu vida.

 

Los Registros Akáshicos son denominados en la jerga como “una memoria universal de la existencia”, graciosamente similares a lo que sería un “Internet Cósmico”, y representan un espacio multidimensional en el que se alojan todas las experiencias del alma incluyendo todos los conocimientos y las experiencias de las vidas pasadas, la vida presente y las potencialidades futuras.

 

Los especialistas que saben leer registros akáshicos aseguran que este sistema energético contiene respuestas a varias preguntas fundamentales como la verdadera razón de existir de cada uno, nuestra misión en nuestra vida, nuestros aprendizajes y labores. Para esta disciplina, es fundamental conocer todas las potencialidades que el “Alma” posee para su evolución en esta vida.

 

 

¿Cómo leen tus registros akashicos?

 

Según la tradición hindú, los registros akáshicos son los archivos de las memorias del alma. No es un espacio físico sino energético, sin medidas de tiempo, donde se guardan los archivos que contienen la historia de toda nuestra existencia. Todos los seres tienen su registro. El de las personas es individual. El de las plantas, los animales y los minerales es grupal. El terapeuta accede a estos archivos para poder develar nuestra misión en la tierra y los caminos que ha tomado nuestra alma a lo largo de las varias reencarnaciones.

 

En general, las sesiones suelen durar entre hora y media y dos horas. Te aconsejamos ir con una lista de preguntas y en algunos casos, se sugiere grabar la charla. Antes de comenzar, el guía puede hacer algunas preguntas simples, luego dirá algunas oraciones, y entonces se podrá comenzar con las preguntas más profundas. En todo momento, el guía se presenta como un canal o un puente entre quien consulta y los maestros ascendidos, y la información recibida se puede expresar a través de imágenes, sensaciones o palabras.

 

Lo importante es considerarlo como una terapia más y un momento de reflexión respecto a nuestra vida. Existen infinitas terapias y técnicas para trabajar con uno mismo y la elección es muy subjetiva.