Que hacer cuando tu hijo no quiere comer

Cuando un niño no quiere comer, a veces nos ponemos pensamos lo peor. Pensamos que está enfermo, que tiene algún tipo de problema o que, realmente, no estamos haciendo bien nuestro trabajo como padres y madres. Bien es cierto que cuando un niño no se alimenta bien puede ser vulnerable a ciertos problemas de su bienestar.

 

Esto incluso puede llegar a ser algo que abarque toda su niñez e incluso toda su vida. El organismo humano, para realizar todas sus funciones, necesita de la energía que le aportan los alimentos. Nadie puede vivir sin comer. Por ello, en primer lugar, si vemos que un niño o niña no quiere comer, debemos de comprobar si sucede a menudo o si es algo pasajero. Te damos algunos consejos para lograr que se alimente un niño que no quiere comer.

 

  • Sirve los alimentos por separado.
    Parecerá una tontería, pero si le muestras los alimentos por separado, no verá que hay tanta comida y no se le hará complicado. Irá comiendo poco a poco, incluso picando de lo que vaya viendo y apeteciéndole. Un niño que no quiere comer se agobia al ver mucha comida, así que es mejor hacerlo así.

 

  • Dale una cuchara para que coma solo.
    Una buena idea es que se involucre en la preparación del alimento. En este momento, puedes darle una cuchara para que sea cada vez más independiente y pueda comer lo que quiera que se encuentre en la mesa. Con el respaldo del padre y de la madre, el niño tendrá autonomía, pero también cuidado.

 

  • Comer juntos en la mesa, sin televisión o juguetes que nos distraigan e integrando al niño en nuestra conversación en la mesa. Toda la familia se queda en la mesa hasta que se termina de comer, estableciendo un tiempo límite. No se puede estar dos horas removiendo el plato.