Principios básicos de la fotografía digital – Parte 3

La sensibilidad ISO es la capacidad que tiene el sensor tiene para captar la luz de forma similar a cómo hacían los rollos fotográficos en la antigüedad, o sea allá por los 80’ y principios  de los 90’; sólo que en el caso de la fotografía digital es posible variarla a voluntad. Cuanto más alto es el valor ISO más fácil es para el sensor captar la luz que le llega a través del objetivo; y obviamente, podemos pensar que la táctica a implementar es poner siempre el mayor valor posible de ISO. Pero no todo es tan simple así, ya que al utilizar un valor alto, nuestra toma tendrá más ruido en la imagen, por lo que siempre debemos buscar un nivel intermedio entre sensibilidad y ruido.

 

Veamos aquí un ejemplo de los que es ese negocio del ruido en las imágenes y como varía de acuerdo al valor del valor ISO que usamos.

iso-80

ISO 80

En esta primera foto se usó el valor ISO más bajo posible. A estos niveles el ruido casi ni se nota, pero la foto sale un tanto oscura.

 

iso-400

ISO 400

Sin embargo, a ISO 400 el ruido se hace presente en ciertas zonas de la imagen; sobre todo en la parte del pico y del fondo, fijate en la ampliación de la imagen aquí:

 

iso-400-detalle

ISO 400 (detalle)

Ahora ya sabemos que usando ISOS muy altos nuestra foto va a tener ruido y ni pensar en fotos nocturnas con un ISO al mango tipo 2500, el ruido será mortífero para la imagen, por eso es que tenemos que evitar valores ISO. Un ISO demasiado elevado puede no notarse mucho si vemos la imagen pequeña en la pantalla de la compu, pero una ampliación en papel puede revelar importantísimos defectos en los colores de la composición.

Así que mucho ojo con los valores ISO, sí querés fotos alucinantemente Gloriosas sin programas de edición.

Déjanos tu comentario