Minimalismo: ¿De qué se trata y cómo funciona?

¿Has oído hablar del estilo de vida minimalista? Este estilo ha ganado cada vez más seguidores en el mundo, siendo uno de los más famosos Mark Zuckerberg, fundador de Facebook.

Hace unos meses, esta tendencia se convirtió en el tema de una producción audiovisual producida por Netflix titulada Minimalismo: un documental sobre las cosas importantes.

Este estilo de vida predica que la felicidad no proviene de los bienes materiales y busca poner en práctica la idea de “menos es más”. De hecho, muchas personas que invierten su dinero ya optan por esta filosofía para acumular capital.

Antes de decidir si encajas o no en el estilo de vida minimalista, ¿Qué tal si lo conoces más?

 

¿Qué es el minimalismo?

Para comprender el concepto de minimalismo, es importante mirar el contexto global en el que vivimos. En la sociedad contemporánea se fomenta el consumo en todo momento: a través de la publicidad, en las conversaciones con los amigos, en las películas, en las series y en los programas de televisión.

En este escenario, el concepto de minimalismo trae la idea de minimizar el uso de cualquier recurso. La idea no es dejar de comprar, sino recortar el consumo excesivo y empezar a utilizar los bienes de forma más consciente.

 

¿Qué es el estilo de vida minimalista?

Como estilo de vida, el minimalismo se puede aplicar a los más diversos ámbitos: decoración del hogar, indumentaria, alimentación, equipos electrónicos, ocio, entre otros. De esta forma, sus seguidores buscan vivir con más sencillez y libertad.

Es importante tener en cuenta que no hay nada correcto o incorrecto cuando se trata de minimalismo. Después de todo, cada individuo tiene su propia medida de lo que significa consumir con conciencia. La idea, por tanto, es reutilizar todo lo posible y provocar el menor impacto de este consumo.

 

¿Cuáles son las ventajas del minimalismo?

Libertad

La libertad es uno de los beneficios más destacados por los seguidores del estilo de vida minimalista. Cuantos menos objetos tengas, más fácil será hacer un cambio o elegir un atuendo para ponerte, por ejemplo.

Además, muchos relatan una sensación de alivio y liberación al aplicar uno de los lemas presentados en el documental Minimalismo: “Ama a las personas. Usa cosas. Lo contrario nunca funciona”.

 

Economía

Cuando el consumo se vuelve más consciente, naturalmente se evitan una serie de gastos innecesarios. Esto comienza a significar ahorros mes tras mes, lo que permite un aumento más acelerado del patrimonio.

 

Conciencia ambiental

Al reducir el consumo de diversos artículos, el minimalismo alarga los ciclos de uso y elimina el consumo de algunos objetos. Con esto, es posible causar menos daño al medio ambiente.

 

Organización

¿Alguna vez has pensado en saber exactamente dónde está cada una de tus pertenencias personales, ropa y documentos? El estilo de vida minimalista hace que esto sea bastante común. Esto hace que sea mucho más fácil mantener todo limpio y organizado en menos tiempo.

 

¿Cómo adoptar el estilo de vida minimalista?

Practica el desapego

El primer paso para adoptar el estilo de vida minimalista es observar cuáles de tus artículos no se han usado en un tiempo (por más de un año, por ejemplo). Pregúntate cuál es la razón para quedarse con estos objetos y si realmente son necesarios.

A menudo, las personas no descartan algo simplemente por apego, incluso si ya no es una pertenencia útil en la vida cotidiana. Pero eso no significa descartar elementos que tengan un significado emocional.

Lo ideal es comenzar con los objetos menos importantes y solo luego evaluar aquellos que tienen un significado más especial.

 

Organiza tu hogar y oficina

Organizar tu hogar o lugar de trabajo no siempre es divertido, pero eso no significa que no puedas disfrutar del proceso. Ordena y limpia gradualmente cada habitación, una a la vez. Intenta hacer que el espacio sea lo más agradable y funcional posible.

Naturalmente, esto te ayudará a encontrar varios artículos que se pueden desechar, donar o utilizar mejor en otro lugar. Después de eso, valdrá la pena tener la sensación de ligereza que viene después de este proceso.

Este cambio no tiene por qué ser repentino o radical. Recuerda que el minimalismo no es una competencia de quién tiene menos, sino una práctica constante, que solo debes seguir si tiene sentido en tu vida.