MABEL DIAZ: TRANSMITIR AMOR A TRAVÉS DE LA COMIDA

Nos comenta que: “Hay muchas personas que son celiacas pero son asintomáticas, es decir que no tienen síntomas, no sienten nada, comen todo el tiempo pero no tienen síntomas visibles, igualmente en tu interior está todo mal, yo desde chica siempre tuve problemas en la piel, problema de decalcificación bastante severos, se me rompía mucho las uñas, los dientes, el pelo, siempre tuve problemas de alergias, tengo Rush cutánea hasta hoy, sensibilidad a todo, alergia a todo, pero era algo que podía sobrellevar sin problema”.

Pero producto del estrés se complicaron los síntomas y fue a consultar con un gastroenterólogo, el cual le realizo un estudio específico y dio positivo, resultado que cambio su vida.

El día a día de un celiaco es bastante complicado, Mabel por su decisión personal de ir en contra de cualquier maltrato animal, no consume alimentos de origen animal, por lo que puede salir a comer un arroz, alguna ensalada, pero al tener la condición de celiaquía recomienda tener cuidado con la contaminación cruzada. Nos dice: ” Es imposible salir a comer sin volver enfermo a casa porque hay personas que cocinan sin gluten también pero no exclusivamente o si cocinan exclusivamente sin gluten pero los ingredientes y las cosas que compran como condimentos, aderezos, espesantes y conservantes pueden tener gluten, es bastante difícil, ya que todavía no hay una reglamentación fija a todos los productores que tengan el logo de advertencia, es muy difícil comer acá, lo único que podemos hacer es cocinar nuestra propia comida y tener muchísimo cuidado con todo”.

La solución a este gran dilema fue cocinar, ya realizaba su propia comida vegana pero no de manera comercial, sólo para su familia, luego de varias pruebas, mucho tiempo, dedicación y kilos de harina de arroz, empezaron a salir los primeros panes, masas, tortas, mucho más ligeros y de fácil digestión. Gracias a eso pudo volver a una buena alimentación.

En ese momento ella vivía en Caacupé y Un día su hija le dice que le salían muy bien estos productos, por lo que Mabel decide ayudar a más personas con la misma condición, por lo que crea la página Señor Conejo, nombre que le puso su hija y así el 17 de octubre de 2015 nació esta iniciativa.

Hace 3 años inicio Señor Conejo, estuvo 2 años en Caacupé con pedidos online, luego volvieron a Asunción y en febrero de 2018 su local propio, actualmente se encuentra en Paraguarí casi Fulgencio R. Moreno.

Una de las anécdotas que resalta: “El recuerdo más lindo que tengo de la primera venta que hice en Caacupé así genial fue con un niño, me escribe la abuela de un niño, y me dice que quería regalarle una torta de cumpleaños a su nieto que cumplía 7 años quedamos acordamos todo, termine la torta fui a entregarle y sale el nene con la abuelita y le dice la abuela esta torta es para vos, todo para vos, vas a comer vos sólito y el nene agarro la torta en la mano y miraba y se reía, no sabía que iba a hacer, y le metía el dedo y se chupaba el dedo y como que iba a bailar y estaba demasiado feliz porque Me dijo la abuela que le habían diagnosticado la celiaquía creo que a los 2 años entonces el nunca comió una torta en toda su vida, siempre en su cumpleaños comía sopa o comía chipa guazú, o cosas que ella le podía hacer, porque nunca comió una torta de cumpleaños así toda decorada con relleno y todo. Fue el momento más feliz de mi vida, y ahí me dije esto es genial, genial poder ayudarle a otras personas, porque la comida para mi es una forma de transmitir muchísimas cosas, transmitir mucho amor y es genial ver que alguien está comiendo algo que no podía comer hace mucho tiempo y vos sos capaz de hacer eso, transmitirle eso a otras personas”.

Señor Conejo un local de comida vegana sin gluten, el lema que utilizan es comida inclusiva para todos, para las personas que quieren comer un poquito más sano, añadir más proteína vegetal, poca grasa, y especialmente para los celiacos. Realizan desde las clásicas hamburguesas, hasta quesos y chorizos vegetales, todos a base de legumbres y arroz integral. Todos los días cuentan con almuerzos, que consisten de plato principal, más ensalada cruda fresca y un jugo natural, también tienen postres.

Cuando le preguntamos por el futuro, nos dijo: “Soy una persona que no piensa demasiado en el futuro, siempre vivo el día a día, me gusta más pensar en el mientras tanto, en el ahora, así que esta pregunta siempre me deja colgada no sé qué contestar, me gustaría que siempre exista Señor conejo, que siempre haya más recetas, mejores recetas, más cosas, que podamos tener más cosas de las que tenemos ahora, por ejemplo tener un local más lindo, más confortable para las personas, porque de repente en este país hace demasiado calor y a veces no nos da el cuero para poner aires acondicionados para hacer algo mas cómodo, seria genial que esto esté mejor montado, mas cómodo, mas practico, para que más personas puedan llegar. También Alguna vez una pequeña tienda de productos veganos sin gluten donde uno pueda ir tranquilamente y comprar todo lo que necesita para el día para el momento, para la merienda, el desayuno, pensando en el futuro creo que eso estaría genial que cada vez haya más personas que sientan respeto por la vida de los otros seres vivientes que son los animales, que cambien un poquitito su alimentación, y que vayan por lo menos a la alimentación vegana”.

Tiene clientes que no son veganos pero recurren a esta alimentación por alergias alimentarias, personas que están obligadas a no consumir alimentos de origen animal, por lo que resalta: “Lo que más quisiera en la vida es que haya más inclusión en el tema de la alimentación, ya que hay tanta inclusión en género y en derechos, en muchísimas cosas, la alimentación es primordial, porque necesitamos comer para vivir, y hay personas que su vida depende de lo que comen, entonces un sueño, una utopía es que haya más inclusión en la alimentación, que puedas ir a un local y encuentres que comer siempre, que no sea solo una ensalada o solo un jugo que haya comida real para las personas que tienen alergias alimentarias, porque las alergias alimentarias no son una broma”.

Como consejo final: “Primeramente a las mamis que vean a sus niños con problemas de alergias siempre, porque yo de chica siempre fui alérgica a todo hasta el día de hoy, todo lo que se mueve me da alergia, todo me da comezón, todo me hace mal, entonces que se fijen en los síntomas de los chicos, si de repente no quiere comer, si tiene mucho dolor abdominal, o de repente tiene nauseas, problemas respiratorios, se le descompone la piel más que a otras personas, llévenle siempre al doctor, no se queden solo con la opinión del clínico, llévenle al gastroenterólogo, lleguen hasta las últimas consecuencias para saber que lo que tiene el chico, porque cuando un chico es celiaco es muy complicado, si te diagnostican de pequeño es mucho más fácil mejorar la salud, con la dieta y con la ayuda de la mami”.

“Cuidar todo lo que comes, todo lo que metes a tu casa, todo lo que te pones, y tu vida va a ser bastante tranquila, bastante normal, solamente depende de uno de aceptar la condición que tiene que no se puede cambiar y cuidarse, quererse, mimarse mucho,. vivir acorde a lo que te marca las pautas de salud, por tu condición, no somos anormales, no somos millonarios, somos celiacos”

Déjanos tu comentario