Los “moms” noventosos se vienen con todo

Antes de que la Britney Spears nos sorprenda con los jeans de tiro corto, de cadera o cintura baja, como les quieras llamar, a principio de los 90′ como que la moda era un tanto estrafalaria, pero en el mal sentido de la palabra, fuera del glamour trash de mediados de la década del 80, se imponia el relajo a la hora de vestir, o sea cuanto más grande y cómodo mejor.

Parte de esta década muy recordada por sus horrores de moda, estaban los moms jeans o los pantalones vaqueros que usaban nuestras mamás, aquellos de cintura alta con las piernas un tanto flojas, que a pesar de su popularidad eran muy feas. Hoy estos jeans se ponen nuevamente pero con una relectura más estilizda, no llegando a ser como los jeans pitillos de cintura alta, pero con su propia identidad.

Las cintura alta se ha mantenido, pero las piernas del pantalón están un poquín más justas, dándole un detalle más sofísticado.

Lo bueno es que este tipo de jeans puede ser usado por todas las mujeres, independiente de la forma de cuerpo y peso, además es ideal para marcar la cintura que se perdió y mucho con la llegada de los jeans de cadera, otra desgracia que los años noventas nos brindaron. Los mom jeans hacen que las piernas flacas se vean más armoniosas y las torneadas más definidas. Y los bolsillos delanteros que tienen son el mejor aliado también para disimular la panza.

Es aconsejable usarlos con camisas metidas adentro del pantalón para que se genere un equilibrio entre la cintura y las caderas, que se ven más voluptuosas. La gracia está en su versatilidad, se pueden usar de día con zapatos masculinos o championes y de noche con un top de saten y un zapatin mega glam.

Déjanos tu comentario