Los mejores alimentos mientras das de mamar

Al estar amamantando a tu bebé, es especialmente importante recibir todos los nutrientes necesarios tanto para vos como para el desarrollo de tu bebé. Cuando la mujer da de mamar, el cuerpo hace uso de la grasa, los carbohidratos, las células inmunes y miles de otros componentes encontrados en la sangre para crear la leche materna. Entonces, con más razón, se debe reforzar esos nutrientes a través de una buena alimentación. Hoy, te presentamos una lista de alimentos ideales para tal menester.

1. Avena

Es un alimento de bajo costo que rinde mucho, fácil de preparar y cargadas de fibra y proteína lo cual te da la sensación de satisfacción por más tiempo. Además es de larga digestión y mantiene estable el nivel del azúcar en la sangre, lo cual puede llegar a ser de gran influencia en la producción de leche materna.

2. Huevos

Los huevos son un alimento completo, cargado de proteínas y aminoácidos que el bebé necesita para su buen desarrollo. Es una buena elección a la hora de buscar un alimento cargado de nutrientes necesarios para el buen desarrollo cerebral del bebé.

3. Aguacate

Esta fruta que dice ser verdura a la vez, contiene grasa de la buena, el 75% proviene del tipo de grasa no saturada, ideal para comer mientras estás en la etapa de darle el pecho al bebé. Está lleno de nutrientes que contienen fibra, ácido fólico y proteína. Es un alimento que ayuda al aumento de la absorción de nutrientes como las vitaminas A, D, K y E. Las grasas saludables también ayudan a mejorar la salud del cerebro del bebé, así que podés comer todo el aguacate que quieras.

4. Yogurt

El yogurt es ideal como parte de un buen desayuno, está cargado de probióticos que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico del bebé, además, contiene calcio y vitamina B12. Es excelente para desarrollar una buena salud y digestión.

5.  Leche

En este noble alimento encontramos vitaminas esenciales y minerales como calcio, vitamina D, potasio y vitamina A que no solamente son buenos para la salud de la madre sino también para la del bebé.

6. Frutas y vegetales

Cuando estás amamantando, lo ideal es comer frutas y vegetales de todos los colores que se te presenten. Eso sí, siempre hay que tener cuidado y lavarlos bien antes de comer, para evitar cualquier infección que pueda afectar tu salud y la de tu bebé. En el caso de las zanahorias, por dar un ejemplo, están llenas de betacaroteno que una vez consumido por el cuerpo se convierte en vitamina A, muy importante para el buen desarrollo del la visión y la salud de los ojos, la inmunidad y la elasticidad de la piel. Fácilmente esta vitamina se transmite al bebé a través de la leche materna, dándole esos maravillosos beneficios.

7. Porotos y legumbres

A pesar de que los porotos pueden producirte gases, son muy buenos para tu salud y la de tu bebé. La familia de las legumbres contienen fibra, proteína, ácido fólico, zinc y calcio. Además de mantenerte fuerte, esta combinación te ayudará a evitar el estreñimiento. El hierro ayuda a tu cuerpo en el envío de oxígeno a tus células y así mantener en alta tu energía y reducir el riesgo de contraer anemia.

8. Salmón

A pesar que se recomienda no consumir pescado durante el embarazo, a la hora de amamantar es ideal gracias a sus propiedades que ayudan a crear una capa de células que protegen a los ojos y al cerebro. Consumir salmón o atún por lo menos una vez por semana proveerá grandes beneficios gracias al omega 3 que contienen.

9. Arroz integral

Es rico en fibra y estabiliza el azúcar en la sangre, además eleva el nivel de serotonina, que nos ayuda a controlar el estrés. Se ha demostrado que la serotonina eleva los niveles de la prolactina que es una hormona clave en la producción de leche materna.

10. Nueces

Cargadas de grasas buenas, las nueces ayudan a la producción de leche materna. Contienen triptófano, que se convierte a serotonina, que no sólo ayuda a manejar el estrés sino también a dormir mejor, tener mejor humor y como ya sabemos eleva los niveles de prolactina. Todos estos nutrientes son pasados de la madre al bebé a través de la leche, lo cual beneficia al desarrollo del mismo.