Lorena Cabrera Castruccio: En busca del cambio

Actualmente, Lorena se dedica a trabajar con niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad y a la par va aumentando sus conocimientos sobre el autoconocimiento corporal a través de la ginecología natural.

Esta asuncena, proveniente de la Ciudad de Fernando de la Mora, donde creció con sus padres y hermanos, desde pequeña y de la mano de su madre aprendió a utilizar la medicina natural como alivio y acompañamiento de la medicina tradicional, además de prácticas básicas ancestrales, de donde nació su interés sobre la utilización de métodos alternativos de sanación.

Según nuestra gloriosa, a partir de su adolescencia pudo dar un puntapié en su lucha como mujer, en una sociedad llena de prejuicios y discriminaciones, siempre con ganas de transmitir ese conocimiento al que muchas mujeres y hombres no pueden acceder.

Paralelamente a su trabajo actual, Lorena se dedica a la comercialización de copas menstruales. Haciendo un poco de historia, nuestra entrevistada nos cuenta que hace cinco años empezó a utilizar la copa menstrual. La conoció por medio de un taller de ginecología natural, la cual fue dada en un espacio feminista por chicas de diferentes puntos de Latinoamérica y Europa. Ahí fue donde aprendió acerca de la copa menstrual y los cambios en sus percepciones mismas sobre el ciclo menstrual. A partir de ese momento se puso en campaña para obtener esa copa menstrual para su uso personal. Fue un poco difícil encontrarla en Paraguay pero no imposible, al probarla se dio cuenta que todo lo que le habían dicho sobre ella, era verdad. Cómo anécdota nos contó su experiencia con su primera copa menstrual… “mi historia con mi primera copa fue corta ya que la queme en su proceso de esterilización. Volví a buscarla por un par de años y vino a mi, la segunda copita que estuvo de vuelta conmigo unos muy pocos meses, pocos meses pero de calidad, luego de mi segunda ruptura con las copas me puse en campaña para traer del exterior copas para mí y para mis amigas”.

En Octubre del 2017, pudo obtener las copas menstruales certificadas para ella y sus amigas. A partir de ese punto, nació Copas Menstruales Py, importándolas para la venta, con la idea de que todas las mujeres puedan probarlas y cambiar esa relación tóxica con su cuerpo y el planeta, al utilizar toallas higiénicas y tampones.

Para entender más del tema, Lorena nos explica que una copa menstrual es un método alternativo a las toallas higiénicas y a los tampones en los días de la menstruación. Es cómoda, no se siente, no se nota, no molesta y es ecológica, una copa menstrual puede ser utilizada hasta diez a doce años, es económica; una copa menstrual certificada actualmente se encuentran a partir de los 120.000 gs. “Si hacemos un cálculo rápido en toallitas higiénicas estamos gastando mensualmente entre 15.000 y 30.000 gs. que en un año suma mínimamente 180.000 gs y en 10 años 1.800.000 gs”, explica Lorena. Además, es importante destacar que la copa menstrual es higiénica, puesto que evita la proliferación de bacterias ya que la sangre se deposita en ella y no contiene químicos que representen peligrosidad para el cuerpo y el ambiente, es 100% hipoalergénica es fácil de usar; se introduce en la vagina al igual que un tampón, se adapta a la anatomía femenina y se puede llevar puesta hasta 12 hs. La sangre no se coagula por lo tanto no tiene olor. Están hechas de silicona de grado quirúrgico. Las copas menstruales Py, son certificadas por la FDA de EE.UU. lo cual es una garantía para la mujer que lo utilice.

Cómo ya mencionamos anteriormente, la copa menstrual tiene una vida útil de hasta doce años. Se puede utilizar diariamente durante todo el ciclo, incluso dormir con ella puesta. Se esteriliza con agua hirviendo durante 3 a 5 minutos, antes de usarla y al final de la menstruación y se guarda en su bolsita de algodón hasta el siguiente ciclo.

“Durante la menstruación la higiene es la siguiente: Al principio podes ir probando, la podes retirar cada 4 hs. para ir conociéndola y también conociendo a tu cuerpo y la cantidad de flujo menstrual. Podes llevarla puesta hasta 12 hs. sin miedo a desbordes. Cuando la retiras podes lavarla con agua si tenes a mano un lavatorio o podes también limpiarla con alguna toallita húmeda o papel y la podes volver a introducir a la vagina. Acordate que la sangre menstrual no se coagula ya que la copa no contiene químicos y tampoco contacto con oxigeno. No le temas a tu sangre, no es producto de violencia” nos comenta Lorena.

Estas copas menstruales son aptas para todas las mujeres de todas las edades desde el primer sangrado ya se pueden utilizar.

Copas Menstruales Py, ofrece las copas menstruales en dos tamaños y brindan asesoramiento para ver cual conviene en cada caso, según la edad, la cantidad de flujo menstrual y otros puntos a ser considerados.

También ofrecen otros productos diseñados en mejorar la calidad de vida de las mujeres, uno de esos productos es el Fem-Pis, que es un dispositivo urinario femenino que ayuda a las mujeres en los momentos de utilizar los sanitarios antihigiénicos, dicho dispositivo ayuda a hacer pis paradas, sin la necesidad de tener contacto con agentes que puedan ser riesgosos para la salud. Como la copa menstrual, también está hecha de silicona y es re utilizable.

Otro de los productos de Copas Menstruales Py es el Vaso Esterilizador, ideal para cuando se va de viaje ya que es plegable, también de silicona, se utiliza en el microondas o sólo con agua hirviendo.

“Tenemos en proyecto ofrecer otros producto como las bragas para la menstruación y toallas de tela para quienes quieran utilizarla” comenta Lorena.

Ante cualquier duda acerca de estos productos, pueden comunicarse a:

Whatsapp: 0961-393-133
Llamadas: 0981-778-934
Facebook: Copas Menstruales Paraguay
Instagram: @copasmenstrualespy

Le preguntamos a Lorena cómo se imagina de aquí a unos años y nos respondió; “En realidad me gustaría poder desarrollar más talleres de autoconocimiento y ginecología natural, también para impartir conocimientos ancestrales y dejar un poquito de lado la medicina tradicional más bien hablando de medicamentos elaborados. Las mujeres hemos sido brutalmente asesinadas por los conocimientos que impartíamos, creo que estos conocimientos no sólo deben de ser para las mujeres sino para todas y todos. Me encantaría poder contar con una clínica de ginecología natural y ofrecer productos naturales e impartir mis conocimientos”.

Como mensaje final, Lorena nos deja las siguientes palabras, “Me encantaría que todas las mujeres dejemos de usar toallas y tampones y dejemos de asesinarnos y al planeta. Que podamos conocer nuestros cuerpos sin miedo, ni ataduras. Que las mujeres dejen de temer a su ciclo menstrual, somos cíclicas. Y que sin géneros nos animemos a conocer y a romper las barreras con nosotras/os mismas/os y nuestros cuerpos.Y animarlas a escribirnos ante cualquier consulta que tengan”.

Hasta una próxima vez queridas Gloriosas, ya saben, ante cualquier duda sobre las copas menstruales pueden comunicarse con Lorena.

Déjanos tu comentario