Llegó la hora de deshacerte de algunas cosas

La famosa frase “A lo mejor algún día voy a necesitar” ya no va. Lo único que logramos al guardar cosas que “quizás algún día sirvan” es amontonar objetos y ocupar espacio que podrías aprovechar de otra manera.

Como dice la famosa frase, “todo lo que no suma, resta” es hora de hacer una limpieza a fondo.

1. Material escolar que no se usa. Por ejemplo esos retazos de goma eva, cartulinas, papeles de colores o hasta marcadores que hace tiempo ya se secaron. Todo eso que está “por si acaso”, es hora de decirles adiós.

2. Esos potes de maquillajes y cremas que no usas. Siempre dejamos un poco en el fondo, un poco de crema, un poco de shampoo, un poco de rubor. Es hora de tirarlos. Con el tiempo ya no sirven y lo único que hacen es ocupar espacio.

3. Esas toallas de la abuela. Quizás no eran de tu abuela pero sí parecen haberlo sido. Son toallas que ya están manchadas, ásperas y hasta agujereadas. ¡Es hora de cambiarlas!.

4. Los trapos viejos de cocina. Hoy es el día perfecto para buscar unos trapos nuevos. Llegó la hora de darle de baja a esos trapos todos estropeados.

5. Los recipientes sin tapa y las tapas sin recipientes. Basta ya de acumular cosas que no sirven. Es impresionante el espacio que vas a lograr al deshacerte de todos estos recipientes que se quedan en el fondo del mueble de la cocina.

6. Manuales y cajas de cartón. Si ya pasó más de un año y no los necesitaste ni una sola vez, es hora de que se vayan. Ya cumplieron su cometido.

7. Cables. Cables y cargadores de celulares, cámaras, computadoras, tablets, de cualquier equipo electrónico que ya no uses, no hace falta mantenerlos ni de por si acaso.

8. Celulares. Esos celulares viejos que por algún motivo los tenés guardados, ya no sirven. Deshacete de ellos. Ya dieron su último ring hace mucho tiempo.

9. Libros. Esos libros que ya leíste una y otra vez pero que hace mucho sólo están juntando polvo, pueden servirle a otras personas. Buscales nuevos dueños que los aprecien tanto como vos.

10. Regalos que no usas. A veces recibimos regalos que quizás no van tanto con nuestro estilo y se quedan guardados por siempre en algún rincón de la casa. Es hora de despedirnos de ellos. Los podes volver a regalar o donar a alguien que combine mejor con ellos.

Déjanos tu comentario