La disculpa para abusar de la comida

Las gorditas unidas jamás serán vencidas, el otro día me junté con una amiga para merendar y las dos solo nos pusimos a reclamar que ni aunque hagamos dieta y nos vayamos al gym todos los dantos días, no hemos bajado ni un gramito, lo que no nos percatamos es que mientras estábamos lloriqueando por nuestra falta de logros era que nuestra mesa de merienda tenía comida para un batallón.

La verdad de las verdades es que el secreto de mantener un peso adecuado es comer de todo, pero en cantidades razonables, obviamente eso no pasa por eso nos vamos al mambo con el peso, y aunque alguna vez una amiga me haya comentado que estando subidita de peso, fue a la playa y los muchachos le llamaron de “Gostoussssa”, no quiere decir que por eso no vayamos a la china con la comida, y muchas veces cuando tenemos estas prácticas de comernos todo, nos invade un sentimiento de culpa, que en algunos casos termina en problemas alimenticios y en otros casos termina en el gym o en las dietas agresivas que son más malas que buenas.

Otra amiga me contaba que hace dos años que se va al gym, se inscribió en un programa “Slim” maembo y hasta ahora nada con bajar de peso y demases yerbas, ya frustrada estaba con ganas de no irse más, por cosas de la vida le pregunté nomás yo inocentemente que lo que es su vida fuera del gym, y me dice que la verdad sale del gym muerta de hambre y se come todo, pero como se va al gym todo bien, tipo justificando sus atracones, no le dije nada nomás yo, viste para no ser pesada.

Otro día me junté con otra amiga y nos fuimos a comer (a una churrasquería, ok) bue, ahí yo me comí una ensaladita namás porque gua’u ando de dieta, y ella comiéndose todo, de repente como que se dio cuenta que yo le miraba con sorpresa y algo de admiración por su capacidad de tragarse todo, y obvio que se dio cuenta, allí me dice “Qué lo que me mirás así boluda!” y yo tipo  nada, ahí ella le baja “Loca me voy todos los días al gym, entreno una hora por día así que me puedo comer lo que quiera y cuanto quiera”…sí o sea y después se anda quejando que no baja de peso luego nunca.

Otra amiga vive de dieta, según ella, pero siempre le vez gordita y rozagante, tipo su justificación para tragarse todo es que estuvo una semana de dieta y hoy es el día de todo permitido, por lo que no hay tu tía, te come a vos si es que puede.

Pasa que cuando realmente queremos ponernos en forma, tenemos que hacerlo bien, no podemos andar por la vida justificando nuestras comilonas porque nos vamos al gym o hacemos dieta de tanto en tanto, asumámoslo, algunas somos gorditas porque se nos canta, y si es así todo bien, no justifiquemos quienes somos mintiéndonos a nosotras mismas.

Déjanos tu comentario