Karina Mieres Riveros: Algo Diferente

Madre de Nara de 19 años y de Facundo de 7 años, Karina, hace más de una década se dedica al diseño y confección de vestidos sobre medida. La confección es algo que le apasiona desde pequeña, cuando le hacía las ropitas a sus muñecas.

De familia de comerciantes y abogados, Karina siempre se destacado por ser una persona emprendedora, trabajadora y quien le apasiona lo que hace día a día, siempre le gustó el tema relacionado al mundo de la moda, las telas, los diseños, tan fuerte fue su pasión por esto, que se lo transmitió a su hija Nara, que hoy en día, estudia diseño de vestuario en una universidad local.

Para conocer un poco más de su mundo, Karina nos cuenta que ella siempre quiso hacer algo especial, algo diferente, de ahí nació el nombre de su negocio “Algo Diferente”, en donde se dedican a hacer vestidos a medida, a velocidad express,

“Realmente lo que nos define a nosotros como empresa y lo que nos hace diferente es en cuanto a la rapidez con la que entregamos los pedidos, en verdad hacemos los vestidos express, vos venís un jueves a hacer tu pedido porque de repente te salió un acontecimiento a última hora y no encontrás nada en el placard, el viernes te probás y el sábado ya podés retirar”

nos explica Karina Mieres en sus propias palabras.

El fuerte de la empresa no descansa nada más en la rapidez y calidad del vestido en cuestión, también se destaca por sus precios accesibles. Por lo general, las clientes que prueban una vez el servicio, ya se quedan como clientes habituales y como si fuera poco, traen a más amigas. Como todas sabemos, la publicidad de boca en boca es la mejor publicidad.

Todo empezó cuando cumplió los 22 años y ella trabajaba con su padre pero quiso independizarse. Empezó de a poco, primero compró un par de máquinas de coser y empezó a coser y vender al por mayor a boutiques muy exclusivas que hasta el día de hoy, les llevan sus diseños para la confección. Primero empezó vendiéndoles al por mayor a unas boutiques, que hasta el día de hoy siguen siendo sus clientes, y tiempo después pudieron abrir su propio local en donde ya cuenta con un taller de costura con veinte máquinas y ocho costureras. Además, Karina nos comenta que debido al alto volumen de trabajo, su empresa, contrata costureras externas para que estén cubriendo la producción de la tienda. Su equipo de costureras que trabajan directamente bajo su supervisión, se dedican a cubrir de manera exclusiva los trabajos de vestidos a medida.

Cada semana cubren entre 20 y 30 pedidos, esto es durante la temporada baja, en temporada alta los pedidos se duplican.

Entre sus próximos proyectos, Karina nos comenta que están por abrir una sucursal en la zona de Villa Morra, la cual estaría a cargo de su hija Nara, que ya tiene planes de seguir con el negocio familiar.

Como consejo final Karina, como buena cristiana nos recomienda…

“Si es lo que realmente te gusta, ponele manos a la obra que se puede y hay que perseverar a pesar de los mil obstáculos que se pueden encontrar en el camino, pero si es realmente lo que te apasiona, va a funcionar”.

¡Hasta una próxima entrevista, mis queridas Gloriosas!

Déjanos tu comentario