Jazmín Girala: Empresaria de Dulces Creaciones

Nuestra Gloriosa nos cuenta que desde pequeña tuvo la suerte de convivir con el trabajo de la cocina gracias a que su madre dedicó toda su vida al trabajo de la repostería. Jazmín siempre estuvo cerca de su madre, ayudándola y acompañándola en su taller instalado en su propia casa. De a poco, Jazmín fue complementando los trabajos de su mamá en el área de fondant y chocolatería, poco a poco fue tomando cursos prácticos y aprendiendo nuevas técnicas. En ese tiempo, la joven Jazmín lo tomaba como un hobby sin darse cuenta que en un futuro no muy lejano, sería su vocación.

Según nuestra Gloriosa, siempre tuvo una gran facilidad para los trabajos manuales, recuerda que era su padre quien silenciosamente la llevó a todas sus actividades manuales y el que siempre le compraba las revistas de manualidades que servían para aprender nuevas técnicas y también de inspiración.

Con el pasar de los años, Jazmín se casó y formó una hermosa familia, y a partir de la llegada de sus hijas empezaron las fiestas de cumpleaños y distintos festejos, sin darse cuenta, se convirtió en la decoradora oficial de la familia y sus niñas en sus conejitas de india. Poco a poco, sus amigas empezaron a pedirle que hiciera lo mismo para sus hijos y así su hobby se fue convirtiendo en un negocio rentable hasta que por fin decidió dedicarse a pleno a la repostería.

Cómo mencionamos en un principio, la mamá de Jazmín ha sido una fuente de inspiración y admiración, un ejemplo a seguir; “Mi mamá es mi inspiración, mi ejemplo a seguir, mi pilar ante todo, siempre trabaje en la cocina con ella, de ella aprendí que cuando uno hace lo que le gusta nunca es trabajo, muchas noches y madrugas sumamos juntas y siempre fui yo la de los detalles en las terminaciones de sus trabajos y hoy ella es mi compañera de trabajo, ahora ella es la que suma noches y madrugadas a mi lado dando los detalles finales, no hay evento que ella no sea parte, siempre con un si para ayudarme en todo, como siempre digo sin ella sería difícil muchas veces” nos comenta nuestra Gloriosa Jazmín.

Una de las grandes lecciones que la mamá de Jazmín le dio a su hija fue que “Siempre que alguien te pregunte como hacer algo, enséñale y compartí todo hasta el último secreto eso te llenara de satisfacción personal y profesional” y es justamente lo que día a día hace Jazmín.

Jazmín, además de tener su microempresa, es docente del área de Trabajo y Tecnología, una materia que se enfoca mucho en la parte empresarial, en el desarrollo de pómez, formando las mentes emprendedoras de los jóvenes que con el tiempo, transformaban todo ese conocimiento en proyectos realizados con mucho esmero y esfuerzo.

Cómo palabras finales Jazmín nos cuenta de su proyecto soñado “Mi proyecto es poder llegar a tener mi soñada pastelería, sería como el sueño de un pintor, ver todas sus obras expuesta en una galería para que todos puedan apreciar su arte en sus cuadros, pues eso es lo que significa mi proyecto de mi pastelería, poder exponer todos mis conocimientos en mis productos para el deleite de mis clientes”.

Es todo por hoy queridas Gloriosas, no dejen de soñar, la inspiración para un negocio puede llegar en cualquier momento. ¡Hasta pronto!

Déjanos tu comentario