¡Gracias, gracias, gracias!

Sencilla y categórica, la palabra Gracias, tan poco utilizada hoy en día, es una palabra que no sólo conlleva un acto de agradecimiento, lleva un poder más grande aún, según la autora Roser de Tienda: “Agradece lo que hasconseguido y seguirás consiguiendo”. Se puede tomar a esta palabra de tan sólo siete letras, como punto de partida para un nuevo empoderamiento.

La autora y coach Roser de Tienda, nos propone un sistema de 21 días para crear un nuevo hábito, el hábito de ser agradecidos para atraer mejores cosas a nuestra vida.

Según las propias palabras de la coach “Cada día, nada más levantarnos,conviene dedicar cinco minutos a revisar todo aquello que nos va bien y también lo que no nos gusta de nuestras rutinas, para terminar cayendo en la cuenta de que, después de todo, no estamos tan mal”.  El tema aquí no es sólo agradecer, sino aprovechar este tiempo de cambio de hábito y modificar nuestro lenguaje, ya que a veces no nos damos cuenta de lo negativos que podemos ser. Sin querer muchas veces el “no” se ha introducido en nuestro vocabulario, en nuestros miedos e incluso en una especie de autocensura.

Lo ideal es aprovechar esos veintiún días de ser agradecidas para aprovechar y cambiar nuestro lenguaje. Dejar de lado las palabras negativas, que luego se convierten en ideas y hechos negativos, para dar paso a lo positivo.

Debemos buscar un diálogo positivo, tanto interior como exterior, lo cual nos ayudará a ver la vida desde otro punto de vista y con más energía.

Según la autora, a la larga, todo este cambio se podrá traducir en un mejor estado de ánimo y además está comprobado que practicar la gratitud a partir del lenguaje nos protege de impulsos destructivos como lo son la envidia, el resentimiento o incluso, la avaricia.

Y como si fuera poco, también se ha demostrado que mejora nuestra tolerancia al estrés y aumenta nuestra fuerza para hacerle frente a las situaciones adversas, mejora nuestras relaciones sociales y por último refuerza nuestra salud.

El pensar en positivo, nos coloca en una situación de mayor resiliencia ante la misma vida. Un pequeño truco que sugiere Roser de Tienda es comprar un jarrón transparente en donde, cada día, vayamos poniendo alguna nota con mensajes positivos de agradecimiento, algo sencillo, que estén ahí cuando necesitemos un pequeño empujón para no abandonar el cambio de hábito, algo que podamos leer en cualquier momento y darnos cuenta de todo lo que tenemos por agradecer. Sería bueno poner en práctica este tema del agradecimiento, ¿no les parece?

Y a propósito de la gratitud, ¡muchas gracias por la lectura!

cultura-gloriosas