Gloriosas del Paraguay: Norma Acuña

Por esas cosas de la vida sus padres se separaron cuando ella aún no llegaba a los 15 y el menor de los 7 hermanos tenía menos de 5 años. Su madre, para poder mantener a los chicos y asegurarse de que puedan seguir estudiando viajó a la Argentina en busca de mejores oportunidades de trabajo. La aún niña Norma, tuvo que acelerar su madurez y tomar la responsabilidad de ser mamá y papá de sus 5 hermanas y un hermano.

Hoy, a la distancia, sus hermanas cuentan jocosas historias de lo estricta que era su madre postiza con los candidatos que se acercaban a la casa buscando conquistar a las muy bellas hermanas Acuña. Los maridos relatan las características de la implacable joven y sus muchos consejos para ellos, que aún eran novios en aquella época.

“Cuidaba de los más mínimos detalles” nos cuenta ella. “Busqué que todas sean respetadas y valoradas, honrando las enseñanzas de nuestra madre y de la casa de nuestra tía que nos acogió y nos dio un hogar.”

“Las casé a todas y luego de darles su lugar en la vida yo también me casé con Juan Pablo, con quién comparto mi vida hace casi 40 años. Tuvimos 4 hijos y uno que falleció al poco tiempo de nacer. Hoy mis hijos son mi mayor tesoro y orgullo, al igual que los nietos que me han dado y que llenan de bullicio y juegos nuestras vidas que transcurren en el negocio que armamos con mi marido hace ya varios años.”

“Con nuestro esfuerzo diario, con muchas madrugadas encima y robándole mucho tiempo al descanso por lo demandante que es tener una despensa, hemos podido hacer estudiar a nuestros hijos y hoy creo que ellos tienen un ejemplo viviente de que con esfuerzo y por sobre todo honradez, se puede salir adelante.”

“La vida puede ser difícil y hasta muy dura a veces, pero cuando las convicciones son fuertes y los planes están basados en la voluntad y el sacrificio, en algún momento ésta te recompensa. Siento el cariño de mis hermanos, de mis hijos y sus parejas y de un barrio que nos recompensa con su amistad, confianza y afecto, ¿qué más puedo pedir?”

La historia de Norma nos cuenta el pasado de esa niña que asumió tempranamente roles de mucha responsabilidad, y que hoy, nos hace decir sin lugar a dudas que estamos ante una gloriosa mujer paraguaya.

Déjanos tu comentario