Gloriosas del Paraguay: Giselle Lahaye Bonnin

Hoy te contamos la historia de Giselle, una joven Gloriosa que hizo de su pasión y de su arte su forma de vida. Giselle Marie Lahaye Bonnin de 27 años, quien es bailarina y hoy profesora de ballet enfocada principalmente en la enseñanza e instrucción de adultos.

 

Contános algo de tu historia, de cómo comenzaste con el ballet.

Mi historia con el ballet, es la historia de misma vida ya que desde que nací tuve contacto con este mundo. Mi mamá fue una de mis primeras maestras y di mis primeros pasos en su academia de ballet, el “Estudio de Arte Coreográfico Bonnin”, allí me recibí de bailarina y profesora de ballet.

¿Cuándo comenzaste a enseñar?

Ni bien me recibí quise poner en práctica lo que había aprendido y también tratar de volcar mi pasión por ballet a las más chiquitas, es así que comencé con algo que nosotros llamamos Pre-Ballet y la verdad que fue una experiencia gratificante e imborrable para mi. Con el correr de los años fui enseñando a las más grandes

Estuviste también en el Municipal, ¿no?

Así es, estuve en la compañía Profesional, en el Ballet Clásico y Moderno Municipal por cuatro maravillosos años. Luego de salir de la compañía y a la par que estudiaba marketing en la Universidad Católica deAsunción empecé a trabajar en un banco

¿Qué te motivó a volver al mundo del ballet?

Creo que el llamado de la vocación y el amor por esta forma de arte fueron tan fuertes que hicieron que me decidiera por hacer del ballet mi forma de vida y mi sustento. “Elige un trabajo que te ames y no volverás a trabajar” nunca más dice el dicho, nada más cierto para mí. Vi una opción o un nicho interesante en la enseñanza de ballet para adultos y hacia allí fui. Al mismo tiempo que identificaba esto también entendía que era el momento para buscar mi propio camino, totalmente independiente del negocio familiar: decidí fundar mi propia academia. Aunque hoy hice realidad este sueño de independencia, aún sigo relacionada de alguna manera con ellos y colaborando cuando haga falta. En mi caso te puedo decir que se pueden combinar la felicidad , conveniencia y estabilidad, si tu trabajo te gusta vas a buscar la forma de que todo funcione a la perfección. Nunca encontré algo que me haga sentir tan plena como ahora.

 

gissele2

 

Contános algo de tus alumnas.

Realmente la devolución que tengo por parte de ellas hace que todos los días me levante con muchas ganas de compartir con ella lo que sé y de guiarlas a cumplir sus sueños tal vez postergados de practicar ballet. Bailar es sumamente gratificante y a la vez es una gran forma de ejercitarnos y encontrar un equilibrio en nuestras vidas. Muchas veces se cree que esto es solamente para jovencitas pero sin embargo el ballet con sus cuidados y con rutinas precisas puede ser practicado hasta en edades muy avanzadas y como dije antes, otorga un salario emocional muy elevado para quien lo practica. Cumplir los sueños no debería tener nunca una fecha de expiración y mis alumnas lo demuestran todos los días. Siempre digo en mis clases que es debe ser “su momento” de cuidar su cuerpo y mente.

¿Alguna opinión o consejo que quieras dejarnos?  

No permitamos que la opinión negativa de otras personas nos influyan o afecten y que eso, frustre nuestros sueños. Nunca es tarde para hacer aquello que por a, b o c motivos postergamos en nuestras vidas, si te gusta algo, hacélo como hobby, por diversión, por salud mental y física, por lo que sea pero hacélo. A las que desean emprender su propio negocio les digo que no tengan miedo a fracasar, muchas veces perseguir nuestros sueños puede  ser duro pero sin duda alguna que vale la pena.   Quiero también agradecer a Claro por darnos la oportunidad de hablar de lo que nos gusta a las mujeres, de nuestras vidas, de nuestros sueños y también poder alentar a otras a que se animen y salgan a cumplir sus anhelos y proyectos.   Así pudimos conocer la historia de  Giselle ¡Hasta la próxima!