Gloriosas del Paraguay: Dra. Nadia Duarte

Nadia se recibió de médico cirujano hace 6 años por la Universidad Nacional de Encarnación, y actualmente se encuentra trabajando en la Unidad de Salud Familiar del distrito de San Blas Independencia en el departamento de Itapúa, los desafíos de su carrera son muchos, y el trabajo es arduo, los recursos son escasos, pero nada desalienta a Nadia en su misión de servir a los más necesitados.

 

Nadia nos cuenta que decidió ser médica, porque siempre le gustó ayudar a la gente, y no hay satisfacción mayor que la de acompañar a cada paciente tanto en los periodos de enfermedad como de recuperación. “Me parece que la medicina es una herramienta que complementa y enriquece el alma, ya que no hay nada más bello que escuchar que en algo puedo mejorar la calidad de vida de alguien más” es lo que nos relata Nadia con respecto a esa fuerte vocación de servir.

 

Los sacrificios en esta carrera son muchos; Nadia además de ser médica es también mamá y al terminar la carrera tuvo un embarazo de alto riesgo, naciendo su beba con apenas 26 semanas de gestación o 6 meses, esto necesitó bastante de su tiempo ya que la bebita debía estar en terapia intensiva por su prematurez extrema por bastante tiempo, por lo que estuvieron en la capital hasta la beba estar lista para viajar. Al volver nuevamente a Encarnación ya con la bebé en mejores condiciones, se vio obligada a trabajar para cubrir los gastos generados tras la internación de su hija, este fue uno de los mayores sacrificios que debió realizar en lo personal. Así que empezó a hacer guardias tanto en clínicas privadas, como públicas.

 

Y a veces cuando todo parece ir bien aparecen contratiempos, a Nadia se le detectó una enfermedad autoinmune, pero esto no impidió que comenzara a trabajar en atención primaria de la salud, empezando a trabajar en un lugar denominado Ape aimé (Aquí estoy), en el distrito de San Rafael del Paraná, también en Itapúa. Muchas veces los que estamos del lado del sector privado tenemos la tendencia a criticar a los que optan por el servicio público, pero en este caso Nadia nos cuenta que a pesar de las carencias, su trabajo la hace sentir útil, porque realmente está ayudando a aquellos que más necesitan. Trabajando en el campo con la gente, no sólo curando sino acompañando. Dando charlas y enseñando estilos de vida saludables.

 

Uno de los desafíos más grandes que le tocó a Nadia en lo personal fue dejar a su hijita para ir a trabajar, ya que donde ella desempeñaba sus labores no existían los recursos necesarios para atender a su nena, así que dejándole al cuidado del papá, trabajaba toda la semana solo para verla los fines de semana, pero Nadia necesitaba igualmente tratar su enfermedad por lo que pidió su traslado más próximo a su ciudad para seguir tratamiento. En cuanto a lo laboral todos los días existen nuevos desafíos, como las personas a las que atiende son de escasos recursos, no solo trabajan como personal de la salud, sino que también trabajan como educadores.

La mayor satisfacción en esta carrera para Nadia, son las reuniones que realiza con sus pacientes especialmente con los de tercera edad que ya sufren de presión alta y/o diabetes, donde los mismos asisten para educarse y cambiar su estilo de vida para tener mayor calidad en su salud. “Y escuchar gracias de parte de ellos eso no tiene precio es invaluable”

 

IMG-20170126-WA0008

 

La parte más difícil en salud pública nos comenta Nadia, es la falta de recursos, existen muchos déficits, faltan insumos, pero se trata de hacer todo lo que está al alcance y más muchas veces.

 

En la actualidad Nadia realiza reuniones mensuales para embarazadas y pacientes con presión alta y diabetes (enfermedades crónicas no transmisibles), también hace charlas radiales una vez a la semana para llegar en los hogares donde a veces no pueden llegar, charlas en escuelas y en el servicio. Hace más de 1 año se encuentra trabajando en San Blas independencia, distrito de Encarnación, donde tanto ella y su equipo con quienes realizan reuniones denominadas clubes, han obtenido un premio por los trabajos realizados departe de la Dirección Regional de atención primaria de la salud.

“Esta unidad de salud abrió sus puertas conmigo como encargada del servicio.”

 

La Dra. Nadia agradece a Gloriosas de Claro por la invitación y recomienda a todos aquellos que quieran estudiar medicina que no tengan miedo y que si piensan que medicina es su profesión deben hacer el esfuerzo para ser médicos ya que es para ella es la satisfacción más grande de su vida.

“La medicina se siente y se vive”.

Déjanos tu comentario