Gastroplastia endoscópica, la nueva forma de perder peso

Eliminar la grasa del cuerpo ya no es solamente una cuestión estética y sí una cuestión de salud porque la obesidad favorece la aparición de problemas coronarios, que resultan en infartos, derrames, diabetes tipo 2, hipertensión y algunos tipos de cáncer, como de colon y mamas, además produce problemas en las articulaciones, de fertilidad, así como problemas psicológicos y sociales, una alternativa a la cirugía bariátrica es las gastroplastia endoscópica, un procedimiento mínimamente invasivo pero un tanto complejo.

Mientras que durante una cirugía bariátrica convencional, el paciente permanece por cerca de una a tres horas con dos a cuatro días de internación, con la endoscópica el procedimiento lleva menos de una hora y el paciente sale de alta en el mismo día. Es una técnica un poco más segura y el riesgo es potencialmente menor que el de una cirugía bariátrica.

Entendiendo la gastroplastia endoscópica

Este procedimiento está indicado para personas con el índice de masa corporal (IMC) superior a 35 y portadores de enfermedades como diabetes. La Gastroplastia Endoscópica es un método de tratamiento endoscópico de la  obesidad consiste en en envolver las paredes del estómago a una estructura tubular con el objetivo de restringir la capacidad o tránsito de los alimentos a través del estómago, produciendo así una saciedad precoz e induciendo a la pérdida efectiva de peso. El procedimiento es hecho por vía endoscópica, sin cortes o incisiones en el abdomen, y el paciente es liberado en el mismo día, lo resultados son bastante promisorios. Este tipo de procedimiento es indicado para pacientes a partir del grado I de obesidad, pero no substituye a la cirugía bariátrica si es que ésta es la recomendada.

Déjanos tu comentario