Fotografía sepia y fotografía en blanco y negro

Las fotos antiguas son además de hermosas, muy cautivantes, antes de la era del color existían dos opciones de colores por así decirlo en la fotografía, la en blanco y negro, y la sepia, aunque muchos creemos que una foto sepia es nada más que una foto envejecida, en verdad son dos cosas diferentes con procesamientos de revelado diferente que te vamos a contar aquí, hoy en día con las cámaras modernas y los programas de edición, es mucho más fácil obtener este tipo de imágenes, pero vale la pena saber un poco de la historia por detrás de éstas.

La foto en blanco y negro, que en realidad es en escala de grises, esa ausencia de colorido se debe a su naturaleza química, en realidad la historia de la fotografía en sí se remonta ah muchísimos siglos atrás donde quedo claro que la luz era un componente importante a la hora de tomar una imagen, aunque muchas fotografías o impresiones inicialmente captadas con el tiempo se desvanecían, fue finalmente en el año de 1827 que se logra la primera fotografía permanente de la historia.

Para revelar las fotos en blanco y negro se utilizaba una suspensión de bromuro de plata, que es una sustancia sensible a la luz, que reacciona ante los fotones (partículas que componen la luz) que atraviesan la lente de la cámara.

Ahora las fotos en sepia son un proceso fotográfico que consiste en substituir los grises por una tonalidad sepia, que es rojizo anaranjado oscuro y de saturación débil, esta técnica era mayormente usada para mejorar la calidad estética de las fotos y también para estabilizar las imágenes y de paso retardar su degradación.

El proceso químico del revelado de una foto en sepia se hace con sulfuro de plata, que hace que las particulas enegrecidad de plata se transformen.

Hoy en día como ya dijimos es mucho más sencillo tomar este tipo de fotografía, ambas opciones son fantásticas.