Flores de Bach: qué son, cómo funcionan y cómo tomarlas

Las Flores de Bach son una terapia desarrollada por el Dr. Edward Bach, que se basa en el uso de esencias florales medicinales para restablecer el equilibrio entre la mente y el cuerpo, permitiendo que el cuerpo esté más libre para el proceso de curación.

 

La terapia con esencias florales es completamente natural, no tiene contraindicaciones y utiliza un total de 38 tipos diferentes de esencias que ayudan a expulsar del cuerpo las emociones negativas, como el miedo, el odio, la preocupación y la indecisión.

 

Las flores de Bach deben usarse como complemento del tratamiento médico convencional y no deben usarse como sustituto del consejo de un médico, especialmente si se usan sin la supervisión de un terapeuta floral.

 

Cómo funcionan los remedios florales de Bach

 

Según el creador de los remedios florales de Bach, el Dr. Edward Bach, el estado de ánimo y las emociones juegan un papel fundamental en la aparición y curación de diferentes problemas de salud. Es decir, cuando alguien está sintiendo emociones negativas, como miedo, ira o inseguridad, por ejemplo, es fácil que se pierda el equilibrio entre su mente y su cuerpo, lo que puede derivar en la aparición de enfermedades.

 

Así, el propósito de las Flores de Bach es restablecer este equilibrio, ayudando a la persona a aceptar y trabajar con sus emociones. Por ejemplo, cuando alguien siente miedo, debe trabajar la valentía, mientras que quien siente mucho estrés debe mejorar su capacidad de relajación, para que el cuerpo y la mente puedan volver a estar en sintonía, evitando o combatiendo diferentes tipos de problemas de salud.

 

 

Cómo elegir las flores adecuadas

 

Los 38 remedios florales de Bach se dividieron en 7 tipos diferentes de categorías:

 

Miedo;

Inseguridad;

Pérdida de interés;

Soledad;

Mayor sensibilidad;

Desesperanza y desesperación;

Preocupación.

 

Incluso dentro de una misma categoría, cada floral tiene una indicación específica y, por lo tanto, para elegir la mejor flor, siempre se recomienda consultar a un terapeuta floral, quién evaluará a la persona e intentará identificar a través de su comportamiento y síntomas qué emoción puede tener que está generando el desequilibrio.

 

Cómo usar las flores correctamente

 

Hay 3 tipos principales de métodos para usar los remedios florales de Bach:

 

  1. Dilución en un vaso de agua

 

Este método consiste en diluir 2 gotas de cada esencia floral indicada por el terapeuta en un vaso de agua para beberla a lo largo del día o al menos 4 veces al día. Si no te bebes el vaso entero en un día, puedes guardarlo en la nevera para consumirlo al día siguiente.

 

 

  1. Dilución en frasco cuentagotas

 

Este es el método más común. Consiste en colocar 2 gotas de cada flor de Bach indicado por el terapeuta dentro de un gotero de 30 ml y luego llenar el espacio restante con agua filtrada. Posteriormente, se deben beber 4 gotas de la mezcla al menos 4 veces al día. El frasco cuentagotas se puede almacenar en el refrigerador hasta por 3 semanas.

 

  1. Ponlo directamente en la lengua

 

Este es el método que puede ser más difícil para aquellos que están comenzando a usar las flores, porque las flores no se diluyen, teniendo un sabor muy intenso. En este método, las gotas del floral deben gotear directamente sobre la lengua, es decir, 2 gotas, siempre que sea necesario.

 

¿Y ahora que sabes acerca de cómo esta terapia complementaria puede ayudarte a equilibrar tus emociones, te animas a probarla?