Estelita Cruz: Las paraguayas hoy en día nos cuidamos mucho más

Es la dueña de Estelita, estética en uñas. Madre de dos hijos y abuela de dos nietos. Proveniente de una hermosa familia, como ella misma nos cuenta, compuesta por cuatro hermanas y un hermano. Estelita nos comenta que a temprana edad partió de Iturbe, su ciudad natal en el departamento del Guairá, junto a sus padres con rumbo al vecino país, Argentina, en donde estudió en la primaria, para luego regresar repatriada al Paraguay a la edad de 13 años.

Con el paso del tiempo, Estelita llegó a Suiza en donde se radicó por 17 años y en donde descubrió su vocación… el cuidado de las uñas.

Prácticamente, surgió de pura casualidad, eso sí, siempre le llamó la atención el cuidado de las uñas, pero ella no quería ser una simple manicurista, ella quería mucho más… y un día, después de estar casi dos años en Suiza, fue a hacerse las manos y ahí, en ese preciso momento, se encontró con su destino, una innovadora técnica que simplemente la enamoró a primera vista. De ahí en adelante, nuestra Gloriosa se dedicó a aprender y dominar el arte de la técnica rusa, una técnica que se destaca por no cortar la cutícula, que según nos cuenta Estelita, sirve de protector de las uñas contra infecciones. Estelita no se conformó con solo dominar la técnica rusa, ella decidió seguir estudiando y perfeccionarse en profundidad en todo lo relacionado al cuidado de la uña, todas las enfermedades que puede sufrir y hasta donde una estilista de uñas puede intervenir en una enfermedad y en el tratamiento de la misma y saber cuando derivar a la persona a un dermatólogo. Además, nuestra querida estilista de uñas, se especializó en el uso del torno y sus diferentes brocas según su aplicación a cada uña, como ir limpiando, puliendo y como cauterizar las cutículas.

Estelita, trabajó 2 años en un spa en Suiza y los siguientes 15 años fue de manera independiente, formando una sólida clientela que hasta el día de hoy le preguntan por email “¿cuándo vas a volver?”. Pero su amor por nuestro país, la añoranza que sentía por Paraguay, le hizo empacar sus maletas y volver para empezar de cero otra vez, pero llena de conocimiento listo para ser impartido a otras gloriosas mujeres. Comenzó en una habitación de su casa, con una cliente, luego dos y el “boca a boca” tan positivo de su trabajo le hizo formar una nueva clientela y empezó a entrenar a otras chicas para que la ayudaran. Así, un tiempo después pudo abrir su primer local, en dónde además de atender a sus clientes, ella entrenaba a su equipo con todo el conocimiento que trajo de Europa. Estelita, al contratar a las chicas, no solo las entrenó, les dio una oportunidad de crecimiento, un trabajo digno a cada una de ellas en donde todos los días aprenden algo nuevo, desde el trato con el cliente, hasta las técnicas adecuadas a ser aplicadas al pie diabético. Punto que a Estelita le preocupa, le llama mucho la atención, la ligereza que ha visto en otras pedicuristas a la hora de tratar a clientes con este padecimiento.

Al preguntarle acerca de los servicios que ofrece en la Estética de uñas, nos comentó que en la sucursal de Quimbaya, se implementan los servicios de manos y pies pero en la casa central, la lista de servicios es más extensa. Desde peluquería, limpieza de cutis, tratamientos para manos y pies hasta depilación de cejas con hilo. Brindan todo lo que una mujer necesita para sentirse bien con ella misma. “Las paraguayas hoy en día, nos cuidamos mucho más que antes, y es en eso en lo que me enfoco, en la parte femenina, en todo lo relacionado al rostro” nos comenta Estelita.

Como proyecto a un futuro cercano, nuestra Gloriosa nos comenta que tiene planeado abrir sucursales en Encarnación y Ciudad del Este, implementando el sistema de franquicias. Eso sí, ella estaría al frente de toda la enseñanza de las técnicas a las nuevas estilistas de uñas ya que ella es muy detallista, cuidadosa y muy celosa de su trabajo. Siempre busca dar lo mejor de sí y transmitir todo eso que ella aprendió en el exterior.

Como palabras finales Estelita incentiva a todas las mujeres a que no tengan miedo… “No hay que tener miedo, hay que avanzar chicas, yo empecé a trabajar en un país lejano en donde prácticamente no tenía familia, no tenía a nadie pero siempre me interesó aprender y pensaba que esto era algo que tenía que enseñar en mi país, lo tengo que enseñar y bueno… lo conseguí, siempre con perseverancia, con seguridad y sin miedo” nos comentó nuestra protagonista de hoy.

Cómo punto final, Estelita nos recalcó la importancia de la actitud que es lo primero que llama la atención en una mujer. Con una actitud sonriente y positiva, nadie se aleja de una.

Hasta aquí llegamos con el capítulo de hoy queridas Gloriosas, si quieren comunicarse con la Casa Central de Estelita Estética en Uñas, pueden comunicarse al 0991 204 913 o al 0994 741 025 para contactarse con la sucursal Quimbaya.

¡Hasta una próxima edición queridas Gloriosas!.

Déjanos tu comentario