Enséñale a tu hijo que hacer si se pierde

Sin importar la edad de tu hijo, siempre es buen momento para enseñarle que hacer en caso de extravío. Lo principal es que toda la familia conozca el plan del derecho y del revés, en caso de que esta emergencia llegase a surgir. No es cuestión de asustar a tu niño a tal punto que no quiera alejarse de tu falda, sino de darle las herramientas para que sepa actuar y protegerse por si acaso, se extravía.

 

¿Por dónde empezamos?

Sea tu hijo, su amiguito o un pariente, lo importante es ser buena influencia en tu entorno para evitar que otro niño se extravíe. Para ello, existen varias medidas preventivas básicas que pueden ser compartidas entre familiares, vecinos y amigos así como con los niños más pequeños. Ojo, el lenguaje y las explicaciones que se le den a los niños deben ser en un lenguaje adecuado para cada edad, claras y sencillas.

 

¿Qué hacer si se pierde un niño?

Siempre existe el riesgo de que un niño se pierda, no importa todas las precauciones que se tomen para evitar el mal momento, por más que sea un corto tiempo, la tensión y el mal rato pueden ser devastadores para cualquiera.

En el caso de los niños entre tres y cinco años de edad, éstos corren un riesgo mayor puesto que la curiosidad los hace desviarse con gran facilidad de nuestro lado. Sea en un shopping o en un parque o espacio abierto en donde los riesgos son mayores.

 

Hablen de lo que el niño debe hacer en caso de extravío

Todo empieza en el hogar de cada uno, es la responsabilidad de la familia enseñar al niño que hacer si se pierde, sobre todo mientras está bajo el cuidado de otra persona. Es muy importante que el niño aprenda lo que debe hacer si se pierde. No hace falta asustarlo sino más bien, guiarlo, prevenirlo de forma calmada y positiva.

Hay que comunicarle que es posible distraerse unos segundos y separarse sin querer de la persona a cargo de él. Se le debe enseñar que si sigue las instrucciones que le das, va a ser más fácil encontrar a su cuidador de nuevo.

Antes que nada, hay que explicarle que debe buscar a una persona que de ser posible esté con otro niño, de no ser posible debe acudir a una mujer o a un oficial de seguridad. Una vez contactado con un adulto debe decirle su nombre completo, el de sus padres y debe saber su número de teléfono. Si el niño aún está pequeño para memorizar toda esa información, se le puede hacer una plaquita que puede llevar por el cuello o etiquetas que se ponen por la ropa con dicha información.

 

Enseñale a quedarse en un solo lugar

Siempre lo ideal es que el niño se quede quieto en un solo lugar, así los padres que estarán recorriendo de un lado para otro pueden ubicarlo en menor tiempo. Lo ideal es enseñarle que lo mejor es que no se mueva del sitio donde te perdió de vista. Esto es algo que debes recordárselo cada vez que salgan.

Es vital que le asegures que irás a buscarle donde sea necesario hasta que logres encontrarlo. Lo ideal es practicar con el niño cuando salgan a la calle. La forma más sencilla es ir preguntándole que haría si se perdiera en ese momento. También es necesario hacerle las siguientes preguntas: ¿Si te perdés, junto a quién irías? ¿Si un hombre te dice que le acompañes a buscar a tus padres, que le vas a responder?. Otra forma de decirle al niño lo mismo es, preguntándole a cuál adulto escogería para pedirle ayuda en caso de perderse.

Recomendaciones

Siempre que se vaya caminando con un menor, lo ideal es que vaya de la mano de unos de sus padres o de un adulto responsable y que quede claro que no debe soltarse.

Como mencionamos anteriormente, es recomendable coser etiquetas, que contengan datos del niño y del contacto con sus padres, por sus ropas. Al igual que mandar hacer una medalla que contenga toda la información necesaria en caso de pérdida.

Otro punto muy interesante, es no culpar o regañar al niño cuando se pierde, no lo hacen a propósito.

Y por último, en el caso de un extravío, al reencontrarse es el mejor momento para demostrarle al niño lo mucho que se le quiere y lo feliz que están todos por tenerlo de vuelta en la familia. Una vez que la calma vuelva al hogar, sería bueno analizar todos juntos cómo y por qué se perdió para no volver a pasar por lo mismo.