El gym, nuestra peor pesadilla después de las dietas

Quien diga que irse al Gym es lo más, creo que no está siendo totalmente sincera, el gym es como un centro de tortura, y con el verano tocando la puerta, es urgente que nos metamos primero a una dieta y segundo tenemos que ir al gym, porque aquel vestidito que compramos en oferta al final del verano pasado, este verano nos espera para lucirlo, y nuestra meta es perder 3 tallas para poder entrar en el.

 

Si ya no fuera suficiente hacer dieta, o sea en casos como el mío que me pasé comiendo en invierno y parte de la primavera, urge ir al gym y empezar a entrenar para eliminar la grasa localizada, mejorar la flacidez y tonificar los músculos de todo el cuerpo, y obviamente para tener mejor disposición para hacer otras cosas, porque andar una cuadra me cansa como si hubiese andado 20 kms.

 

Mi tortura diaria es de apenas…apenas 45 minutos, la sola idea de ir al centro de tortura me deja cansada, y pensar en las máquinas que tengo que usar…tipo son las máquinas de tortura, y allí me pongo la ropa de gimnasia y camino 15 minutos hasta el gym, donde de camino hay todo tipo de tentaciones, las dos cafeterías, el barcito, la dulcería….en fin llego al gym y un montón de gente linda y simpática me recibe desde que entro hasta que paso por todo el salón, los entrenadores chicas y chicos de no más de 30 años, de cuerpos perfectos y sonrisa brillante son los verdugos, que te dicen cómo y qué hacer y si no hiciste bien, tenés que repetir toda la serie.

 

El verano está a poco de un mes, me tardé en volver al gym, porque en el invierno ni pensar, levantarte temprano para ir al gym con cero grados ni ahí, y a la noche ni pensar cansada de laburar todo el día, y encima cero grados de frío no quiero ni saber de salir de mi casa, comencé en setiembre pero como tengo mucho trabajo (la excusa barata) se me hace imposible ir todos los días, pero ahora con el verano pisandome los talones, los 10 kilos de más siguen allí, y el vestidito que compré no me va a entrar y ni qué decir de poner un bikini, porque tengo programadas mis vacaciones en la playa, oh Dios!

 

Pero vamos que vamos, el gym así como lo pongo parece ser una tortura sideral, pero en realidad no debería serlo, los entrenadores a veces son insistentes con los ejercicios porque si no hacemos los ejercicios como tienen que ser, nos podemos lastimar, además la falta de ejercicio puede causarnos bastante problemas de salud, y no es tanto drama estar un poco gordita, pero mantener un peso ideal es siempre lo recomendable.

 

Así que chicas a ponerse las pilas e ir al gym, porque para estar Gloriosas se necesitan algunos sacrificios, ¡que se venga el verano!

Déjanos tu comentario