El cuerpo perfecto para vos.

 

¿Cómo obtener ese cuerpo tan soñado por todas? La cinturita marcada, los pechos esbeltos, el pelo perfecto alisado y brillante, la pancita plana y los gluteos elevados. Ah, también piernas marcadas un poco hinchadas para que no parezcan palitos chinos pero tampoco tan gruesas para no ser patas de pollo. Todo esto y mucho más lo encontrás en los millones de sitios de internet y programas de TV etc. La pregunta que nos hacemos hoy es: ¿por qué?

 

Comenzamos este artículo preguntándonos: ¿quién define lo perfecto?, ¿lo estético?, ¿lo bonito? Nosotras como mujeres somos actuales víctimas de las industrias de belleza y de la moda que lastimosamente estereotipan la belleza y la colocan dentro de una sola botella. Si una de nosotras no consigue entrar dentro de ese molde, se ve inconscientemente obligada a gastar tiempo, esfuerzos y recursos para ser “aceptada” y pertenecer al grupo de las bonitas. Las películas, la publicidad y los productos de belleza nos venden esa idea y nos comparan a ciertos maniquíes humanos.

 

De niñas, nos enseñan a apreciar la belleza femenina siguiendo el ejemplo de las clásicas muñecas rubias y delgadas. Hoy en día cada vez más las distintas empresas van percibiendo la necesidad de contribuir con las distintas características físicas femeninas pero el estigma todavía permanece y aún más en un país como el nuestro.

 

Al pasar de la infancia a la adolescencia nosotras pasamos por inmensas inseguridades propias de esa etapa, sin embargo, estas se ven incrementadas debido a esta comparación perpetua de quienes somos con quienes deberíamos ser. ¿Quién no se miro al espejo y agarrando uno de sus rollitos pensó: “como me gustaría ser como Gisele Bündchen”? Admitílo. Además se suma a esto la discriminación que algunas de nosotras, las chicas más grandes sufrimos. Ya es bastante difícil encontrar ropa de nuestro tamaño y encima nos miran mal cuando de compras vamos.

 

Chicas, debemos comenzar a instaurar el cambio en nuestra forma de vernos. Si no lo hacemos, seguiremos siendo víctimas y no disfrutaremos de lo que significa ser cada una de nosotras en su individualidad física. Algunas altas, otras bajitas; algunas flacas, otras gorditas; algunas rubias, otras morenitas; todas somos diferentes pero en cada una existe una belleza que nadie puede copiar, calificar o ignorar.

 

Dicen que el mundo te trata como vos te tratás a vos misma. Repetí conmigo “Soy bella, soy inteligente, soy capaz, soy hermosa”. Decite esas palabras al espejo todos los días y recordá que para alguien siempre somos lindas, somos hermosas, somos radiantes, somos gloriosas.

 

¡Hasta la próxima!

Déjanos tu comentario