El bicarbonato de sodio, un polvillo mágico

Las bondades del bicarbonato de sodio son muchísimas, se lo puede usar para hacer deliciosos bizcochos, dulce de leche y un sinfín de postres, pero también se lo puede usar para la limpieza, por eso aquí te traemos unos trucos para limpiar tu casa usando este mágico elemento que es Bicarbonato de Sodio.

Limpiar los espacios entre los azulejos en el baño.

Una de las utilidades que le podemos dar al bicarbonato es limpiar los pequeños espacios entre azulejos tanto en el baño como la cocina, o cualquier otra área azulejada, por lo general en estos espacios se acumula mucha suciedad, moho y bacterias que ni con el más potente limpiador podemos quitarlas sin descomponer los azulejos, por ejemplo los ácidos y removedores a la larga destruyen el esmalte de éstos y renovar todo tu baño cuesta una ponchada de plata, así que la próxima vez que vayas a limpiar estas áreas, espolvoreá el bicarbonato en las grietas, rocialo con agua y procedé a cepillar esos espacios con un cepillo de limpieza normal o con un cepillo de dientes si es que sos más detallista.

Desodorizar alfombras

A veces cuando entramos a una habitación después de un largo tiempo de estar fuera de ella, como que sentimos algún olorcillo medio extraño, si tenés alfombra en ese lugar, es esa la razón del aroma tan particular, porque como sabrás las alfombras son como esponjas, absorben de todo y mismo aspirándolas algunas cosas no se van, como el olor, para solucionar este problemita espolvoreá bicarbonato en abundancia en toda la superficie de la alfombra, dejá reposar por 30 minutos, y luego pasá la aspiradora.

Desodorizar la caja de arena del gato

Si sos amante de los michis, sabés que la caja de arena puede llegar a tener un aroma nada agradable y por razones obvias, una buena idea para desodorizarla es luego de cambiar la arena, esparcir bicarbonato en la misma, vas a ver que el resultado será excelente.

Lavar la ropa

En un país como el nuestro donde hasta en invierno a veces tenemos 30ºC de calor, nuestras ropas sufren bastante con el sudor, y muchas veces es surreal que cada vez que nos tomemos un baño ya pongamos la ropa sudada en remojo, también con el paso del tiempo la ropa puede llegar a tener un olor desagradable que no sale ni lavando, por eso una buena idea es colocar bicarbonato a la hora de lavarla, cualquier aromilla extraño desaparecerá.

Soluciones, simples, prácticas y por sobre todo baratas.