Dime que quieres pintar y te diré con qué…

Actualmente, tenemos infinidad de opciones a la hora de pintar, existe un tipo de pintura para cada necesidad. Es por ello, que es muy importante que conozcas la diferencia entre cada una de ellas, para poder aplicarlas correctamente a ese espacio que le quieras dar un toque de color.

Empecemos por las pinturas al agua. Estas son ideales para las paredes en el interior de la casa puesto que se secan rápidamente y le podes poner una segunda y hasta una tercera mano, de 3 a 6 horas después.

En cuanto a las pinturas a base de aceite. Estas son utilizadas por lo general, en el exterior de la vivienda, ya que son resistentes a la interperie y están hechas a base de aceite.

La pintura barniz, es ideal para recuperar o proteger un mueble, éste le da una buena apariencia a la madera, lo ideal es que luego se aplique un poliuretano para un acabado luminoso y parejo. El barniz puede ser utilizado en muebles, persianas, repisas de madera, entre otros tantos objetos de madera que tengas en casa, además, se le puede dar un acabado mate, perlado, brillante o transparente.

A la hora de trabajar con metales, lo sugerido es utilizar la pintura epóxica, que también es aplicable a la madera. Se puede utilizar en ambientes húmedos. Este tipo de pintura se consigue en kit con resina, endurecedor y diluyente.

Para los acabados, la pintura más tradicional es la pintura mate, semi-mate y satinado. Hoy en día, existe una nueva línea de pintura que brinda acabados texturados que incluso pueden parecerse al cemento.

En las ferreterías se pueden encontrar estos tipos de pintura, látex, lavables, semi-lavables y no lavables, así como esmaltes, óleos y de tipo regular, así como también las pinturas industriales, como las epóxicas y el poliuretano. Además, siempre cuentan con expertos que pueden asesorarte ante cualquier duda que puedas tener.

Déjanos tu comentario