Dime cómo es tu pelo y te diré cómo cuidarlo

Nosotras siempre tenemos un nuevo inconveniente con el pelo. Acá te contamos cómo solucionarlo con trucos fáciles para aplicar en casa.

¿No te cortás el pelo hace mucho tiempo y sigue sin crecer?

Las puntas se abren y se cortajean, por lo que es recomendable recortarlas cada dos o tres meses. Si el corte coincide con la Luna en cuarto creciente, ¡mejor!, ya que acelera el crecimiento. Otra opción es agregarle a tu shampoo dos pastillas anticonceptivas o sumarle a tu desayuno un sobre de gelatina sin sabor, que le aporta al cuerpo vitamina A y favorece el crecimiento de pelo y uñas.

¿Te sorprende la cantidad de pelo que queda en tu cepillo?

Primer paso: usar shampoo y acondicionador nutritivos. Además, los masajes capilares con las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo, antes y durante el baño, son muy efectivos para estimular el crecimiento.

¿Sentís que a tu pelo le falta vitalidad?

Si está opaco o apagado, le falta brillo, agregale al shampoo unas gotitas de limón y hacete el último enjuague con agua fría para que se cierren bien las cutículas. También podés utilizar aceites. La forma correcta de aplicarlos es poniendo unas gotas en la palma de tu mano, frotarlas para calentarlo y extendelo en el cabello húmedo, empezando siempre por las puntas.

¿Los días de humedad se te hace imposible controlar tu pelo?

Entonces la crema para peinar será tu gran aliada en la batalla. Conviene peinarse lejos de cualquier ambiente húmedo, ¡no en el baño! Aplica la crema después de secar tu pelo suavemente con toalla y sin frotar.

¿Lo lavás todos los días y aun así permanece engrasado?

Lavarte el pelo a diario en realidad no afecta, siempre y cuando tengas cuidado con los productos que utilizás y la temperatura del agua. Se recomiendan shampoos neturos y el agua fresca, ya que el calor estimula la producción de grasa en las glándulas sebáceas. Dato clave: escapale al cerquillo. Elegí cortes que alejen el pelo de tu cara.

Déjanos tu comentario