Cuatro vegetales que no vas a necesitar comprar nunca más

Para que toda dieta sea variada y nutritiva, los vegetales son parte esencial, muchas veces vamos al súper un poco tarde y ya no encontramos vegetales frescos, y varias veces nos topamos con ofertas tentadoras pero productos de mala calidad, por lo que tener tu propia plantación parece buena idea, y pero el espacio? Muchos vegetales para consumo familiar no precisan de gran espacio y aparte tener tu propia huerta puede ser una actividad divertida y desestresante.

Hoy en Gloriosas te contamos cuáles son cuatro de los vegetales que podemos hacer crecer nuevamente, para garantizar frescura en nuestra mesa.

cebolla

Uno de estos vegetales es la cebolla, los pasos para replantarla son los siguientes:

  1. Plantá la base con raíces y cubrila un chiqui con tierra. Mantenés siempre el suelo húmedo. Mantén el suelo húmedo.
  2. Separa con cuidado las nuevas cebollas dejándoles las raíces adheridas y plantalas.
  3. Corta ocasionalmente las hojas para promover su completo crecimiento. La planta puede tardar hasta 5 meses en estar suficientemente madura para cosecharlas.

 

ajo

El ajo también es un vegetal de muy fácil replantación, acá te mostramos como hacerlo:

  1. Mientras más largo es el gajo, más largo será el bulbo.
  2. Colocá la planta en una ventana con sol y mantené la tierra húmeda.
  3. Los bulbos estarán listos para ser cosechados cuando veas que un tercio de las hojas estén amarillas.

 

papa

Las deliciosas papas también pueden ser replantadas, fijate como aquí:

  1. Cortá una papa en partes que tengan 1 a 2 “ojos” en ellas, dejá los pedazos a temperatura ambiente por unos días hasta que veas que están bien secos (Porque si los plantas húmedos se pudren) y plantalos.
  2. Añadí tierra mientras la planta crece hasta que alcance 15 cm de alto.
  3. Una vez cosechadas las papas, guardalas en un lugar cálido y seco por 2 semanas antes de utilizarlas.

pinia

La piña también puede ser replantada, si bien demora bastante más, vale la pena intentar.

  1. Corta la parte de arriba de las hojas y remové toda la parte de la fruta. Quita cuidadosamente las capas inferiores hasta que veas brotes de raíz.
  2. Colocá el penacho en agua durante 2 semanas para formar las raíces.
  3. Crece en los primeros meses pero estará lista para ser cosecha de 2 a 3 años después.
Déjanos tu comentario