Consumir fibra es bueno, pero cuidado con el exceso – PARTE 2

La Disbiosis Intestinal es un afección causada por el exceso de consumo de fibras, generando muchos malestares. 

Como veníamos hablando en el artículo anterior la Disbiosis intestinal es una afección que causa bastantes problemas y una de sus causas de aparición, principalmente en personas que llevan una dieta libre de alimentos industrializados y moderada en el consumo de carbohidratos, es el consumo excesivo de fibra.

El proceso es como sigue, la fibra pasa a través del intestino delgado muy rápido, y obviamente nuestro cuerpo sabe que el lugar de la fibra es el colon, donde ocurre la fermentación y reblandecimiento de las paredes de celulosa de los alimentos de origen vegetal, de modo a que se puedan sacar los nutrientes de dentro de la célula. Entonces pasa que nuestro cuerpo arrastrará rápidamente toda la fibra al colon, y con esta todos los otros alimentos y todo va a pasar tan rápido que no habrá tiempo de que las paredes del intestino absorban los nutrientes. La mayoría de los alimentos y sus nutrientes son absorbidos por las paredes del intestino delgado y eso lleva un cierto tiempo, por lo que cuando éstos pasan muy rápido por allí, serán menos absorbidos.

Otro problema con las dietas con exceso de fibra es la escasez de bilis. La falta de bilis también hace que las bacterias se desarrollen en lugares que no deberían. En este tipo de dietas, el hígado produce poca bilis y casi nunca la usa para digerir el quimo, que sería el alimento parcialmente digerido, ya que la vesicula solo excreta bilis en el quimo cuando detecta que éste está ácido y tiene grasa. La dietas ricas en fibras son pobres en grasa.

Las dietas ricas en fibras tampoco desarrollan el ambiente ácido del estómago, generando un ambiente con ph alcalino a largo plazo. Sin acidez estomacal los patógenos invasores que son ingeridos con la comida, consiguen sobrevivir al proceso de digestión en el estómago y luego pasan para el intestino, donde pueden causar la disbiosis. La baja acidez estomacal también evitará que la vesícula y el páncreas trabajen normalmente. La acidez estomacal mata/inhibe microorganismos sensibles a los ácidos, el bicarbonato de sodio, secretado por el  pâncreas, mata/inhibe los microorganismos sensibles a la alcalinidad, y las sales biliares excretados por la vesícula, mata/inhibe los microorganismos sensibles a esas sales.

La disbiosis es una afección que se vuelve un mecanismo de supervivencia para el organismo, ya que las bacterias que crea fuera de donde corresponde tenerlas, justamente son creadas para intentar absorber el máximo de nutrientes que se pueda de las fibras. Entonces es por eso que la fermentación comienza ya en el intestino delgado, donde no debería suceder.

Esas bacterias fuera de lugar crean un desbalance muy grave que puede acabar en desnutrición severa, ya que evitan la absorción de varias vitaminas y minerales, las fibras en exceso causan una mala absorción de nutrientes.

Al presentar síntomas de esta afección, es importante parar de consumir fibras totalmente, hasta que el organismo se pueda reestablecer, no existen medicamentos para combatir este desorden, lo importante es una vez restablecidos comer fibra en la cantidad debida. La American Dietetic Association (Asociación Dietética Americana) estipula que el consumo de fibra por día debe ser de 25 a 30 g, y 30% de estas deben ser solubles.

 

Lee la primera parte de esta nota en este link: CONSUMIR FIBRA ES BUENO, PERO CUIDADO CON EL EXCESO – PARTE 1

Déjanos tu comentario