Consejos para ese día de mudanza

Hay gente que se mudó más de 15 veces y hay otras que todavía no lo hicieron.
El artículo de hoy sirve para ambas partes, porque no es fácil llegado ese momento saber organizarse y ver qué hacer con cada cosa. Además cada mudanza es una oportunidad para cambiar de energías y sacar cosas que no servían que teníamos en casa. Uno tiende a acumular porque al ser humano le cuesta soltar.

1) Trata de separar bien las cosas que te vas a llevar a tu nueva casa. ¿A qué voy con esto? Que tratemos de no llevarnos todo de un lado al otro.
Claro todo dentro de lo posible, no vas a comprar todo nuevo, pero estoy segura que hay cosas que podemos cambiar. Podríamos hacer una caja con cosas para donar, sea ropa, muebles, cama, lo que sea. Yo recuerdo que cuando me mude sola donde mi cama, colchón, ropa, cosas que sabía que ya no servían para mi nuevo comienzo. Otra caja puede ser de ‘cosas
para regalarle a amigos/familia’ y otra para reciclar. Organízate como quieras, pero la limpieza de energía es súper necesaria.
2) Tener una carpeta con todo. Cuando me mude, papá me regalo una carpeta de esas con ‘fundas’ para poner las hojas. Me costó entender para que la necesitaba hasta que empezaron a llegar todas las boletas de las cosas que compraba que si o si tenes que guardar la garantía, o cuando llego el contrato del apartamento o cuentas que tenes que guardar por si acaso. Ahí entendí la importancia de tener una carpeta para que ningún papel se me pierda. Mas cuando algunas cosas ya instalada en casa, se empezaron a romper. Esa carpeta te evita un dolor de cabeza.
3) Ponerle a las cajas colores. Así ya sabes dónde va cada una y no tenes que estar abriendo por toda la casa para ver que tienen. Ya sabes que la caja con punto azul son las del baño, las verde de la cocina y todo así. A la hora de bajar las cosas es aún más fácil porque ya podes ir ubicando cada cosa en su lugar.
4) Dato para la ropa del placar. Yo agarre una sábana vieja y descolgué con percha, sin tocar nada, toda la ropa del placar y la tire ahí dentro. Le hice un nuevo y la subí al auto. Cuando llegue a la casa nueva, lo único que tuve que hacer fue desatar el nudo y colgarla. Así como si nada hubiese pasado. Es genial. A mí el dato me lo paso una amiga cuando le conté que me mudaba porque la verdad no se me había ocurrido antes.
5) Para las cajas que no pesan tanto, hacerles un corte a los costados así son fáciles de cargar.
6) A la hora de envolver los vasos, platos y todas esas cosas frágiles, hacelo con los mismos repasadores, toallas, sabanas. En si esta todo limpio. Llegas a la nueva casa y no tenes que ponerte a lavar todo de cero. Yo me acuerdo que lo envolví en papel de diario y tuve que lavar todo porque claramente me quedo todo negro después.
7) Las cosas chicas guárdalas en bolsitas ‘zip-loc’ para que nada se pierda.
8) Yo soy una persona que tiene muchos cables, desde la compu a los de la tele. Todos los del celular, cargadores de relojes, cables para conectar el tocadiscos a otros aparatos. Literal tengo una bolsa llena de cables que uso. Algunos pueden ser muy parecidos. O pones todos en bolsas separadas y anotas de que es cada cosa así a la hora de conectarlos sabes, o algo que hice yo fue empacarlos con cada artefacto. A la tele la mude con los cables pegados. El tocadiscos también.
9) Si vas a llevarte comida que tenías, llévate lo que realmente vas a usar. Seguro hay cosas vencidas también. Otra cosa, acuérdate que la heladera la transportas de un lado a otro, así que seguro no vas a poder enchufarla por horas. Trata de no tener nada que sea congelado. Vas a tener que después hacer el surtido y volver a llenar todo. Tratar de no comprar nada una
semana antes de la mudanza.

10) Paz y tranquilidad. Es difícil hacer una mudanza y mucho más cuando uno lo hace sola por eso hay que tener en cuenta la ansiedad. Yo soy súper ansiosa y me quería mudar mismo cuando ni siquiera tenía una cama todavía. Pero calma. Así todo sale bien. Ya vas a estar viviendo ahí por un largo tiempo. No hay apuro.

Déjanos tu comentario