Cómo tomar decisiones más saludables

Antes que nada… agua. Así de simple, empezá tu día con un buen vaso de agua para recuperar la hidratación apenas te levantes de la cama.

En segundo lugar… estirate. El estirarse durante cinco minutos hace que la sangre circule mejor y que las tensiones disminuyan. Ni siquiera tenés que salir de la cama para lograr un buen estiramiento y sentirte mucho mejor.

A lo largo del día… come frutas y verduras, ricas en vitaminas y minerales. En caso de no poder consumirlas, los expertos aconsejan tomar un multivitamínico para compensar cualquier falta en la dieta.

Verde que te quiero verde… Es ideal iniciar el día quemando calorías, para eso es preciso acelerar nuestro metabolismo que siempre amanece con pocas ganas de trabajar. Para lograr esta aceleración sin un mayor esfuerzo, se pueden consumir un licuado de hojas verdes, o ingerir las hojas verdes con proteínas que son una fuente excelente de nutrientes y antioxidantes.

Adelantá tu desayuno la noche anterior. Si ya tenés listo tu desayuno desde la noche anterior, te va a ser más fácil salir de la cama. Actualmente existe una tendencia de la “avena nocturna” en donde se mezcla media taza de avena instantánea, media taza de yogur natural endulzado, una taza de leche y vainilla o canela a gusto. Se agrega frutas frescas, nueces o coco rallado. Nada más rico para empezar bien el día siguiente.

Escondete del teléfono. Sabemos que separarse del teléfono, hoy en día, no es una tarea fácil. Según un estudio realizado por la Universidad de Pennsylvania, las personas que consumen sólo tres minutos de noticias negativas por la mañana, tiene un 27% más de probabilidades de sentir que está teniendo un mal día. Y todas sabemos que ponernos de mal humor, nos pone ansiosas y estar ansiosas nos hace querer comer todo lo que se nos cruza en el camino. ¡Y todo por la mala onda de los medios que nos llegan a través del celular!.

Antes de dormir… hacé planes. Prepará una hoja de ruta para el día siguiente, en la que vas a anotar todos los lugares que quieras visitar, las cosas que quieras lograr durante el día. De esta forma la rutina toma un nuevo color y se vuelve más fácil que de lo de costumbre.

Déjanos tu comentario