Cómo tener una piel gloriosa

Se viene la primavera, y es momento de usar ropas más livianitas, pero el paso del invierno a veces nos deja la piel medio impresentable, principalmente para las que tenemos la piel normalmente seca, y tipo ponerte unos shorts o unas polleritas ¡ni pesar! pero a veces la solución para nuestros problemas de belleza viene facilita y con poco esfuerzo, eso sí, tenemos que habituarnos a cuidarnos, por eso aquí te contamos cómo tener una piel gloriosa, para brillar en primavera.

 

En primer lugar algo que muchas veces nos olvidamos (principalmente las que no tenemos el hábito de tomar tereré) ¡TOMAR AGUA! sí señora, es importantísimo tomar agua para mantener el cuerpo hidratado, acá no hay tu tía, tenemos que tomar agua haga frío o calor, y agua no quiere decir jugos, gaseosa, etc. tiene que ser H2O pura y sencilla, porque además de ser megaimportante para tu salud, el agua tiene un alto impacto  sobre el aspecto de la piel.

 

Tenés que tomar por lo alto entre tres y dos litros de agua, que es la cantidad recomendada siempre, tomar agua va a hacer que tu piel tenga una apariencia fresca y brillante, y por sobre todo hidratada.

 

En segundo lugar hacerse mascarillas y usar cremas, que hay miles y para cada tipo de piel, pero fuera de las que se venden comercialmente, vos misma podés hacer tu mascarilla en casa y  obviamente la que vos hacés va a ser mucho más saludable, porque no van a tener químicos agregados y por ende muchísimo más económicas. Haciendo esto vas a ver que tu piel se va a sentir suave como cola de bebé o como la piel de un durazno.

 

Una mascarilla fácil y barata de hacer es la de frutillas y yogurt (aprovechemos la temporada de frutillas) las semillitas de la frutilla son como exfoliantes para la piel, y el yogurt ayuda a hidratar e iluminar la piel. La preparación es super simple, hacé un puré con las frutilla y mezclalas con el yogurt, aplicá la mezcla en el rostro y hacé unos masajitos circulares, dejá actuar por unos minutos y luego enjuagá el rostro y dejalo secar.

 

Otra mascarilla genial es la de aceite de oliva y azúcar, mezclá azúcar granulada y aceite de oliva en cantidades iguales. Aplicá esta mezcla en el rostro y hacé masajitos circulares, enjuaguá luego con agua tibia y listo.

 

Y por último tratá de tomar baños más cortos, y que no sean tan calientes, porque eso es lo que nos funde la piel durante el invierno. El vapor y el calor del agua sobre la piel hacen que ésta pierda los aceites naturales que la protegen. Una ducha de un máximo de 10 minutos ya está súper.

 

¡Entonces a cuidar de esa piel para estar gloriosas en la primavera y usar lo que se nos antoje sin miedo!

Déjanos tu comentario