Como plantar y cuidar de rosales

Las rosas son casi tan antiguas como la humanidad, desde años inmemoriales se sabe que las rosas formaban parte de la vida diaria del ser humano, inspiradora de mitos, leyendas y cuentos, estas flores además de ser exuberantemente hermosas, son bastante perfumadas, adoran el sol y los suelos arcillosos. El cuidado de éstas es una tarea diaria que además tiene un efecto terapéutico y hace mucho bien al alma.

Las rosas se pueden tanto cultivar de dos formas, reproduciendo por estacas o semillas, la primera técnica es bastante usada y de las ramitas de las rosas para generar un nuevo rosal. La segunda técnica consiste en comprar las semillas y guardarlas en la heladera por 12 semanas, hasta que comiencen a germinar, allí ya se las puede plantar.

Pero veamos un poco más de cómo hacer crecer rosas a partir de una ramita, para eso hay que cortar la rama, donde esta se une al tallo principal más grueso, ya que allí es donde se encuentra la yema de reproducción, hacer un corte en diagonal y poner la ramita para enraizar.

Para hacer esto se pueden poner las estacas tanto en agua, como en la tierra o hasta en una papa, para que puedan crear raíces.

Preparando la tierra para el rosal

A las rosas les gusta la tierra arcillosa, por lo que es importante usar una tierra más pesada, que acumule agua, pero que también tenga buen drenaje. En lo que al abono respecta, las rosas no son demasiado exigentes, no morirá ni sufrirá demasiado en el caso de que la tierra no tenga una buena cantidad de nutrientes. Lo ideal es preparar una tierra arcillosa con un tercio de arena en la mezcla, para garantizar el flujo de aire, se puede abonar con compost o estiércol curtido, y en cada cambio de estación adicionar harina de hueso y polvo de café alrededor de las plantas. Pero cuidado, el exceso de abono puede pudrir la planta.

Podando el rosal

Es necesario cortar las rosas marchitas para que nazcan nuevos brotos. Es importante podar también las hojas secas y ramas muertas, esta poda se debe hacer siempre que haya necesidad.

Durante el invierno es importante hacer una poda drástica en el rosal, para que así éste pueda brotar con bastante vigor durante la primavera. En esa poda se deben retirar las ramas gruesas con bifurcaciones, de las cuales además se podrán hacer estacas para nuevas mudas.

Regando el rosal

Las rosas necesitan de agua y sol pleno. El agua para las rosas es fundamental, ya que a esta le gusta la tierra húmeda, pero no encharcada. Ideal es regar el rosal a sol pleno para que la planta reciba el agua necesaria y la tierra no permanezca encharcada.

Siguiendo estos simples pasos podés tener un hermoso rosedal.