Cómo no ser la mujer invisible

Un estudio en la Universidad de Princeton y la Universidad Brigham Young descubrió que los hombres suelen hablar hasta un 75% del tiempo de duración de una reunión, comparados con las mujeres que lo hacen solo en un 25%.

Averil Leimon, una psicóloga de liderazgo, quien cree que no es suficiente simplemente decir a las mujeres que de alguna forma adquieran “seguridad”, comenzó una serie de cursos para enseñar a las mujeres exactamente lo que necesitan hacer y decir para hacer que sus voces lleguen así de lejos como las de los hombres. Aquí van cinco consejos para comenzar a hacerlo:

1. Prensentáte y mostra quién sos: en situaciones sociales, nosotras las mujeres tendemos a hacernos más chicas, nos encorvamos y escondemos en nosotras mismas mientras que los hombres comienzan a agarrar más espacio en sus sillas e, inclusive, a esparcir sus papeles en la mesa.
2. No leas en voz alta: si estás hablando en público, la manera más rápida de perder autoridad es leer tus anotaciones. Entonces, olvidáte de tu guión y optá por un resumen tipo mapa conceptual en una pequeña tarjeta. Si vas a asistir a una reunión importante siempre planea lo que vas a decir antes, y llega al punto principal fácilmente para que te sientas segura lo más pronto posible.
3. Trabajá con tu cuerpo: para protegerte a vos misma y a tu voz, encargáte de estar en sintonía con tu cuerpo. Primero es importante encontrar tu centro de gravedad mientras ceras los ojos, relajas los hombros, levantas el rostro y relajas los brazos. Si ponés tus pies bien firmes en el suelo vas a poder proyectar de mejor forma tu voz.
4. Practicá hablando en tacos altos: cuando una mujer usa tacos altos, ella no se encuentra estable o firme en el suelo. Esto moverá a su pelvis para adelante y afectará su respiración. Si te estás dirigiendo a una audiencia en tacos altos, practica parada y respirando correctamente.
5. Siempre sé vos misma: En escenarios dominados por hombres, las mujeres caen en la trampa de exagerar e ir más allá. Así, bloquean su lenguaje corporal para no demostrar absolutamente nada. Pero las mujeres pueden ser tan determinadas que pueden llegar a parecer “argeles” o “distantes”. Averil dice: “Sé vos misma. A la gente no le gusta la gente que no pueden leer o entender. No se trata de ser parecida a un hombre, sino de ser auténticamente vos.

Acordáte de una cosa, la única que puede detenerte sos vos. Practicá, entrená y siempre sé vos misma.
Contános luego como te fue.

Déjanos tu comentario