Cómo hacer un jardín en un pote

Los terrarios son una especie de mini jardín hecho en un recipiente de vidrio transparente con piedras, tierra, plantas, musgo y otros elementos vivos. Exige poca manutención y es ideal para quienes viven en departamentos y tienen poco espacio, y tiempo.

El proceso de montar el jardín y verlo crecer tienen como un efecto casi terapéutico, el proceso para crear estos pequeños edenes es simple, y te lo contamos acá:

La característica principal de un terrario es la presencia de 4 camadas base necesarias para que las plantitas vivan y duren. Estas camadas son:

1. Piedras

Esta camada es para aireación, recordando que las piedras no deben ser muy grandes para no causar mucha presión en el pote.

2. Aserrín o musgo seco

Esta camada es para la filtración del agua y también para evitar que la tierra se escurra hacia las piedras.

3. Tierra/Substrato

La tierra debe ser de esas ya preparadas para jardín, con carbón y otros nutrientes minerales. Cuando utilizamos suculentas y cactus, lo ideal es mezclar arena en la tierra para que se quede como más sueltita y seca (para cada tres partes de tierra, una de arena).

4. Plantas e decoraciones

Esta es la última camada, en la que se puede trabajar con musgos, líquenes, piedras, y lo que te ocurra.

Es importante siempre tener en cuenta las proporciones de cada camada de acuerdo al recipiente que vayas a usar. Puede ser de varios formatos y tamaños, ideal no usar de vidrios coloridos. Importante también no llenar el vidrio por completo y dejar espacio suficiente para que las plantitas se desarrollen y adapten.

Déjanos tu comentario