¿Cómo empezar a practicar Yoga?

Descubre el tipo de Yoga ideal para que trabajes cuerpo, mente y emociones

Yoga. Una pequeña palabra para una inmensidad de significados. Unión es solo uno de ellos. Unir cuerpo y mente puede ser una excelente primera pista sobre cómo iniciarse en el yoga. Pero no se equivoquen: esta es una tarea que requiere disciplina y determinación. Y silencio.

Sí, el Yoga también es silencio. Mucha gente piensa que es necesario estar en silencio, pero no. No hay acción en el silencio, no estamos en silencio, ya está ahí, disponible, solo acceso. En Yoga, el proceso es similar.

Pero, ¿Cómo y dónde acceder a este silencio? En nuestro yo interior. Y ahí radica el gran desafío: es necesario buscar algo dentro de nosotros, que es cada vez más complicado, ya que vivimos en una época en la que nuestra atención siempre está puerta afuera. Sin embargo, cuando estimulamos la interferencia externa, estamos alimentando el juicio, los prejuicios, la ansiedad, el ruido, la falta de atención, es decir, estamos despertando nuestra mente inquieta.

 

El yoga trabaja el cuerpo, la mente y las emociones

Para encontrar la tan buscada paz mental, relajación y reducción del estrés, es necesario darse cuenta de que no somos la mente. Es parte de un todo que podemos aprender a controlar. Para ello hay que empezar por el cuerpo, ya que es más tangible, concreto, de más fácil acceso. Con Yoga trabajamos el cuerpo físico para calmar la mente.

El primer aspecto que debemos entender es que la práctica del Yoga no se limita a los ejercicios físicos. A través de posturas, que se llaman asanas, el cuerpo se alinea y también trabaja en nuestro estado emocional. A través del prana, que es nuestra energía vital, ganamos fuerza en los pulmones, fortalecemos los sistemas nerviosos central y endocrino, aumentamos la inmunidad y alineamos la energía del cuerpo a través de los chakras. Todo esto a través de la respiración. Con el movimiento más consciente y completo del diafragma, mejoramos incluso nuestro sistema digestivo.

 

¿Con qué tipo de yoga puedes empezar?

Solo en Occidente existen más de diez métodos que el practicante puede encontrar en gimnasios o espacios especializados. Todos apuntan al autoconocimiento y al trabajo del cuerpo para calmar la mente. Practicar con la ayuda de un instructor o profesor es fundamental. Si estás interesado en adentrarte en el universo del Yoga, lo ideal es empezar con Hatha Yoga. Este sistema es uno de los más practicados en el mundo. Consiste en realizar posturas (asanas), respiraciones (pranayama) y meditación.