Cómo elegir tus lentes de sol

La llegada del calor es siempre una celebración, a pesar del intenso calor de nuestro país es momento de salir, usar ropas leves y ver y ser vistas, a poco no?. Cómo todas sabemos el sol en la medida justa es muy saludable, pero es importante protegerse de las radiaciones. Por eso además de usar protector solar, necesitamos también proteger nuestros ojos porque las radiaciones ultravioleta (UVB), pueden producirnos trastornos visuales como conjuntivitis, cataratas, queratitis (inflamación de la córnea), retinopatías (cualquier enfermedad no inflamatoria que afecte a la retina) e incluso lesiones cutáneas que pueden llegar a derivar en cáncer en la piel de los párpados, sabías esto? muy jodido verdad.

La protección para los ojos, porque obviamente no podemos pasarnos protector allí. son los lentes de sol, la gente que trabaja al aire libre, los deportistas y las personas operadas de cirugía ocular o que padecen cataratas o degeneración macular asociada a la edad, así como retinosis pigmentaria o albinismo. Todos ellos deben evitar en todo momento exponerse a la luz solar sin la protección adecuada.

Para elegir unas buenas gafas de sol conviene siempre no sólo mirar las cuestiones estéticas, el precio, la marca… Si querés garantizar un verano sin problemas oculares, al menos los debidos a la radiación solar, necesitas, en primer lugar, comprarlas en una óptica. Los lentes que encontramos en el mercado cuatro, o en los vendedores ambulantes, o en el súper no son las más recomendables para tus ojos a pesar de que vengan con la etiquetita 400 UVB.

Comprar tus lentes de sol en una óptica te van a aseguirar que las lentes cumplen con todos los requisitos necesarios para protegerte. Además, allí podés contar con el asesoramiento de un óptico-optometrista, que te ayudará a encontrar los lentes que más se ajusten a tus necesidades, actividades cotidianas y de ocio, sin olvidar tu estilo personal claro, y si bien es cierto que muchas veces los armazones son muy caros, lo que podés hacer es comprarte unos lentes de súper y llevarlos a la óptica para que te cambien las lentes por unas que de verdad sirvan para vos, te lo digo por experiencia propia ya que soy portadora de glaucoma y además medio ciega, con mis lentes de armazón de 20 mil guaraníes y lentes de óptica, el verano y yo nos llevamos muy bien.