Cómo auto examinar tus senos

La detección del cáncer de mamas es crucial para el suceso del tratamiento del mismo, y es prácticamente imposible detectarlo si nosotras mismas no reconocemos nuestros propios senos. Es necesario hacernos un autoexamen de los senos con frecuencia, ya que esta es la mejor forma de ver si todo está normal con nuestros senos y en caso de haber algo fuera de lo normal acudir al médico lo antes posible.

 

Lo primero que nos tenemos que preguntar al hacernos un autoexamen es si nuestros senos se ven normales y luego si se sienten normales, acá te contamos cómo te podés auto examinar:

 

¿Cómo se ven?

Lo primero que vas a hacer es pararte frente al espejo con tus brazos al costado y vas a mirar detenidamente tus senos, tratando de identificar alguna cosa diferente, si es que la hay, fijate en los siguientes detalles:

  • Cambios en la forma y el tamaño: Marcas que no estaban antes, como enrojecimientos, irritación, sarpullidos (erupciones), arrugas y hoyuelos
  • Cambio radical en el tamaño de un seno y el otro (acordate que es normal que uno de los senos sea un poco mayor que el otro)
  • Hundimiento en los pezones (que no estaba antes)

Colocá tus manos en la cadera y presioná tus brazos hacia abajo, es decir hacé fuerza, para así tensionar los músculos del pecho, fijate si ves algún cambio.

Inclinate un poco hacia delante y fijate si todo está normal, o si hay algún cambio.

Ponete derecha con la espalda recta, y levantá tus brazos sobre tu cabeza y juntá las palmas de las manos. Si hasta el momento no ves nada de diferente, pasá a la segunda parte del auto examen, que es la parte en que vas a palpar tus senos.

 

¿Cómo se sienten?

Recostate en la cama, y poné una almohada chiquita o una toalla doblada debajo de tu hombro derecho. Revisá si tu pezón derecho está soltando líquido. Presionalo suavemente con tus dedos, como si fuera que vas a sacar algo de él.

Ahora vas a palpar tus senos para sentir cualquier cambio extraño como una bolita dura, la piel gruesa o dolor al presionar en algún lugar. Empezá poniendo tu mano derecha en tu cadera, y con los tres dedos del medio de tu mano izquierda, palpá tu axila y tu clavícula del lado derecho.

Levantá el brazo derecho detrás de tu cabeza. Con la parte de abajo de los mismos tres dedos de la mano izquierda, hacé varias presiones circulares suaves sobre tu seno derecho (tipo un masaje), en orden de abajo hacia arriba, empezando por la derecha y terminando en la izquierda.

Ahora palpá haciendo líneas desde afuera del seno hacia el pezón. Cuando terminás la primera línea, mové tus dedos en el sentido de las manecillas del reloj y arrancá la segunda. Y así, hasta cubrir todo el seno derecho.

Lo último que vas a hacer es palpar tu seno derecho formando círculos como un reloj, empezá a las 12 en punto, después a la 1, las 2, las 3, y así sucesivamente. Cuando completás el primer círculo alrededor de tu seno, acerca tus dedos un poco más a tu pezón, y repetí lo mismo, hasta que no quede ni una sola parte sin palpar.

Estos mismos ejercicios vás a repetir en tu seno izquierdo.

Es importante que te hagas este auto examen una vez al mes luego de tu periodo. Si ves que algo no es normal, andá ya al medico para que te realice los exámenes necesarios. Puede que no sea nada o puede ser cáncer de mama (cáncer del seno).

Siempre es bueno prevenir antes que lamentar, independientemente hacete todos los años un chequeo completo de salud.

*El éxito del tratamiento va a depender del tipo de cáncer, a veces éste puede ser reincidente.

Déjanos tu comentario